Rovi prevé disparar en 2019 sus ventas un 10% y convertirse en referente mundial en heparinas

El laboratorio llegará a 80 países en dos años con su terapia Becat

Busca ser una multinacional europea de productos propios

Juan López-Belmonte, presidente de Rovi.
Juan López-Belmonte, presidente de Rovi.

“2019 va a ser un año brutal, por la internacionalización y la penetración en nuevos mercados”. Esa es la opinión de Juan López-Belmonte Encina, consejero delegado de Rovi, mostrada ayer en la junta de accionistas del laboratorio, sobre sus expectativas de negocio. De hecho, la farmacéutica informó ayer a los inversores que eleva la previsión de incrementos para 2019 por encima del 10%, lo que supondrá varios puntos porcentuales desde lo comunicado anteriormente.

El laboratorio cotizado, controlado en un 63% por la familia López-Belmonte, basa su crecimiento próximo en dos grandes productos, la bemiparina (antitrombótico) Hibor, con un crecimiento del 9% el pasado año hasta superar los 91 millones de euros en ventas; y sobre todo gracias al producto Becat. En este caso se trata de una enoxaparina (anticoagulante) de investigación propia, el biosimilar de una heparina de Sanofi que ya perdió la patente. Esta terapia es muy usada en hospitales de todo el mundo, con un mercado de 1.500 millones. “Nos queremos convertir en uno de los grandes jugadores a nivel mundial en heparinas”, aseveró el directivo.

En ese salto, espera llevar la comercialización de Becat desde la docena actual de países a los que llegan a más de 80 mercados en dos años. Diversos bancos de inversión consideran que el producto puede tener unas ventas máximas al año entre 150 y 250 millones. Bloomberg recoge un consenso de mercado en el que la facturación para este año llegará a los 342,1 millones desde los 304,8 de 2018, y para 2020 subirá hasta 380 millones. En el caso del beneficio neto, el salto en las estimaciones también se producirá el próximo ejercicio, desde los 19,9 millones a los 40,4 millones.

“Hemos pasado de ser una empresa nacional de éxito a convertirnos en una multinacional europea de productos propios”, señaló López-Belmonte a los accionistas, que destinó el pasado año 63 millones a I+D.

Otro de los caminos iniciados por el laboratorio madrileño para el futuro es la tecnología innovadora de liberación prolongada de fármacos, llamada ISM, en la que avanzan en ensayos clínicos de diversas terapias, como el antipsicótico risperidona (que se encuentra en la última fase de estudios con pacientes) y del medicamento letrozol, un antitumoral frente al cáncer de mama en investigación en la fase I de ensayos.

“Sin investigación estamos muertos”

El presidente de Rovi, Juan López-Belmonte López, recordó la transformación hacia una empresa de I+D a la que sumar compras de productos maduros. “Sin investigación a largo plazo estamos muertos”, apuntó. Pidió también al Gobierno una reflexión sobre la importancia industrial de empresas como Rovi, con seis plantas y con planes de expansión de estas fábricas para producir Becat.

Normas