Estas son las consecuencias para los usuarios de Huawei tras la ruptura con Google
AP

Estas son las consecuencias para los usuarios de Huawei tras la ruptura con Google

Los móviles Huawei no recibirán actualizaciones.

Hace unas horas saltaba la noticia de la ruptura de relaciones entre Huawei y Google, por parte de la empresa de Mountain View, debido a la ofensiva lanzada por el Gobierno de Estados Unidos y Donald Trump ante la empresa china debido a la sospecha del líder del país sobre las espías desde los dispositivos de la marca china. Una empresa que puede tener consecuencias devastadoras para Huawei. Y para los usuarios de dispositivos de dicha marca, una de las más vendidas en España.

Las consecuencias de la ruptura entre Huawei y Google

La decisión de Google afectará directamente, si finalmente se lleva a cabo, a quienes tengan un terminal de Huawei, debido a que se han roto los negocios que requieran transferencia de hardware y software entre ambas empresas, salvo en aquellos casos cubiertos por licencias de código abierto.

La decisión de Google puede tener grandes consecuencias para usuarios de Huawei.
La decisión de Google puede tener grandes consecuencias para usuarios de Huawei. AFP

Eso significa que los futuros terminales de Huawei perderían acceso a las actualizaciones del sistema Android. Es una de las consecuencias más graves para aquellos que ahora mismo tienen un teléfono de la empresa china, ya que no podrán tener acceso a las nuevas versiones del sistema operativo ni a las consiguientes mejoras que proporcionen. Es una medida de efecto inmediato. Sí seguirán funcionando en los dispositivos Huawei existentes Google Play o las medidas de seguridad de Google Play Protect.

Por otro lado, los próximos dispositivos de Huawei perderán también el acceso a diversas aplicaciones y servicios de Google, como la aplicación de correo electrónico Gmail, Google Maps, YouTube o Play Store, que dejarán de estar incorporados en los nuevos dispositivos. Todavía se están discutiendo internamente los servicios específicos, y abogados tanto de Google como de Huawei tienen que salir al paso a realizar declaraciones, ya que todavía hay que tratar la legalidad de la medida tomada por Google. Hay muchas dudas en el aire, sobre todo en el tema de saber qué pasará con las actualizaciones, ya que la empresa de Mountain View no se ha pronunciado todavía al respecto.

La solución que pueden utilizar en el futuro desde Huawei es, entonces, seguir utilizando Android mediante licencia de código abierto, creando su propia ROM con Android AOSP, aunque para usarlo, hay que desbloquear el bootloader y rootear el teléfono, hecho no muy sencillo en Huawei hasta el momento. Además, eso no cambiará que los terminales dejen de recibir actualizaciones de seguridad o soporte técnico. Esto es un duro golpe, especialmente en los nuevos terminales de Huawei que se diseñen, ya que carecerán de aplicaciones muy utilizadas como las mencionadas con aanterioridad. Eso, junto a la imposibilidad de recibir actualizaciones, hará que muchos usuarios opten por otras alternativas que sí den servicio a programas como Google Maps o Gmail.

La inclusión de Huawei en la lista negra de Donald Trump afectará, salvo milagro, con bastante fuerza a Huawei, que se había situado prácticamente a la altura de Samsung en lo referente a los dispositivos más vendidos de todo el mundo. A falta de que todo se esclarezca, todavía es difícil saber qué pasará.

Toda esta bomba se ha rematado con la confirmación de que Intel y Qualcomm han seguido el mismo ejemplo que Google, abandonando a Huawei, que no podrán utilizar productos de dichas marcas ni en routers ni en ordenadores portátiles, incrementando el efecto del enorme golpe recibido por la empresa china. Es también consecuencia directa de las evidencias encontradas sobre posibles redes espías a través de 5G.

Esta persecución a Huawei por parte del gobierno estadounidense ya lleva unos cuántos meses en liza. De hecho, desde la empresa china han asegurado en alguna ocasión que ya se encontraban trabajando en su propio sistema operativo, lo que puede llegar a ser la solución para el futuro de Huawei ante las restricciones de Android. Es la consecuencia más presumible, ya que aunque legalmente pueda llegar a revertirse la situación, las relaciones entre ambas partes han quedado fracturadas con este hecho.

Normas