Distribución

Brico Depôt entra en beneficios en España antes de su venta

Ganó 872.000 euros en 2017, tras las pérdidas de 4,9 millones en 2016

Brico Depôt entra en beneficios en España antes de su venta

La filial de Brico Depôt en España volvió a beneficios en 2017. Todo ello después de que su matriz, el grupo francés Knightfisher, haya encargado la venta de esta cadena de bricolaje en España y Portugal a EY.

Euro Depôt España cerró el ejercicio de 2017 con unos beneficios de 872.000 euros, frente a las pérdidas de 4,9 millones que registró en 2016. El beneficio de explotación (ebit) pasó de unos números rojos de 5,12 millones a los 517.000 euros positivos.

No obstante, los ingresos cayeron en este periodo un 4%. Pasaron de los 383,31 millones a los 368,13 millones. La pujante competencia de otros operadores, como Bricomart, y el propio desgaste del formato de hipermercado han ido lastrando las cuentas de la empresa.

La mejora del resultado ha venido respaldada, por tanto, por el menor deterioro de sus activos inmobiliarios, de 111.000 euros, tras realizar un test de deterioro.. En 2016 se había apuntado un menoscabo de 1,67 millones. La compañía afirma también haber realizado inversiones por 4,5 millones en la reforma de las oficinas centrales y de alguna de sus tiendas.

El auditor, Deloitte, ha llamado la atención sobre los 5,26 millones en bases imponibles negativas pendientes de compensar. Afirma que no han dispuesto de un plan de negocio anualizado sobre el valor recuperable de estos activos. Deloitte también ha señalado que en el informe de auditoría anterior la compañía "omitió información" sobre las remuneraciones de los administradores y la alta dirección de la empresa.

Ya a finales del año pasado la matriz británica anunció, en su presentación de resultados, su decisión de abandonar sus operaciones en España, Portugal y Rusia. Esto afecta de forma directa a las 31 tiendas que la cadena de productos de bricolaje tiene en la península ibérica, 28 de ellas en España y en las que trabajan cerca de 1.500 empleados. Según explican fuentes de la empresa, la decisión de Kingfisher no conlleva el cierre de estos puntos de venta ni, como consecuencia, el despido de sus trabajadores.

Normas