Financiación

Castilla y León sale al mercado con bonos por 300 millones a 10 años

La comunidad autónoma pagará un 1,143% anual y el Tesoro vende 1.590 millones en letras con intereses negativos

El presidente del PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.
El presidente del PP de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Castilla y León ha vuelto a salir al mercado de capitales por segunda vez en 2019 con la emisión de 300 millones de euros de deuda a 10 años y un diferencial de 17 puntos básicos frente al bono comparable del Tesoro. Los bonos pagarán un cupón del 1,11% anual, si bien se han vendido al 99,692% del nominal, de manera que su rendimiento efectivo al vencimiento será del 1,143%.

La comunidad autónoma que preside Juan Vicente Herrera, al que aspira a sucederle en el cargo su compañero del PP Jesús Mañueco, ha logrado una demanda total de 1.500 millones, según Bloomberg. El rating de la emisión es de Baa1, según Moody’s, igual al de España y dos escalones por encima de la nota mínima de grado de inversión, de Baa3, según la nomenclatura de esta agencia. Bankia, BBVA, HSBC y Santander han sido los colocadores de la deuda.

La región ya vendió el pasado mes de febrero 250 millones de euros en bonos a 20 años que abonan un 2,3% anual en su primera emisión de su historia a ese plazo. Castilla y León tiene margen para emitir hasta 1.127 millones de euros en deuda cotizada a lo largo de este ejercicio por un plazo máximo de hasta 30 años.

El Tesoro Público español, por su parte, vendió 1.590 millones de euros en letras a tres y nueve meses, de nuevo a unos intereses aún más negativos que en la subasta previa, lo que significa que España vuelve a cobrar más a los inversores por tomar prestado dinero.

El organismo de financiación del Estado vendió 1.140 millones de euros en letras a nueve meses, con un rendimiento del -0,376%, frente al -0,361% de la puja anterior, según los datos de la subasta consultados por Efe. Los inversores solicitaron 4.434 millones de euros a este plazo. Colocó además otros 450 millones de euros en letras a tres meses con un interés del -0,486%, también más negativo que el -0,415% anterior. De este tipo de letras, los inversores demandaron 2.145 millones.

Los casi 1.600 millones de euros colocados se situaron en la parte media del objetivo previsto por el Tesoro, que oscilaba entre los 1.000 y los 2.000 millones de euros.

 

Normas