Dia se hunde en el primer trimestre y tiene cada vez más cerca el concurso

Perdió 144 millones con las ventas más bajas desde que cotiza en Bolsa

Dia resultados pulsa en la foto

Dia cuenta los días que restan en el calendario para esquivar el concurso de acreedores. El límite es el próximo lunes, 20 de mayo, una fecha que está cada vez más cerca mientras Letterone, primer accionista, y la banca acreedora siguen discutiendo los pormenores de la refinanciación de la deuda, imprescindible para una inyección de capital. El tiempo se agota, el acuerdo sigue sin firmarse y, mientras, el negocio de Dia se desangra.

Así lo confirman los resultados del primer trimestre, que corroboran los datos que Dia anticipó a finales de abril, con los que su consejo de administración quería dejar patente la grave situación financiera en la que está sumida la empresa. Durante los tres primeros meses del año, Dia se ha anotado unas pérdidas de 144 millones de euros, 128 millones más de las que tuvo en el primer trimestre del año pasado. Con ella, agrava la situación de patrimonio neto negativo que arrastra desde el cierre del ejercicio 2018, elevándose hasta los 175 millones de euros en su matriz, por los 100 con los que cerró el año. De no revertirlo antes del 20 de mayo, el consejo de administración de Dia tendrá que iniciar el procedimiento del concurso de acreedores a través del artículo 5 bis de la Ley Concursal. La propia empresa lo advierte en su informe trimestral, de no llevarse a cabo una recapitalización: “La situación podría deteriorarse rápidamente y la compañía podría verse forzada a presentar concurso de acreedores y/o iniciar el proceso de liquidación”.

DIA 0,66 7,18%

El acuerdo con los bancos es el último impedimento para la inyección de 500 millones comprometida por Letterone. Un pacto cuya firma está a la espera de que se conozca qué porcentaje del capital de Dia alcanza el fondo de Fridman una vez concluida la opa, y de limarse las diferencias con las entidades que se resisten a rubricarlo, entre ellas Santander. Las fuentes consultadas por este periódico indican que Letterone habría superado el 50% con cierta holgura.

Pero si grave es la situación patrimonial de Dia, la evolución de su negocio diario no es mucho mejor. Durante el primer trimestre sus ingresos totales fueron de 1.664 millones, un 7,2% menos, el menor nivel para un inicio del año desde que empezó a cotizar en 2011. Las ventas comparables, es decir, las que tienen en cuenta a las tiendas con más de un año de actividad y que son utilizadas en distribución para medir la salud real del negocio, retrocedieron un 4,3%, tras un desplome del 8% en marzo.

El grupo refleja una mejora de ventas en los formatos Dia & Go y La Plaza, pero también caídas generalizadas en el resto de formatos, más acentuadas fuera de los entornos urbanos, y que atribuye a varios motivos, sobre todo, la reducción de las coberturas de las firmas de seguros en el pago a proveedores, que provocó un endurecimiento de las condiciones de cobro fijadas por estos, además de “un sustancial incremento de los niveles de faltas de producto en nuestras tiendas y almacenes”. Fuentes de la empresa insisten en que no ha habido una fuga de proveedores.
La tendencia es negativa en todos los mercados donde Dia opera. La caída de ingresos en España es del 3,5%, bajando de los 1.000 millones, con un ebitda ajustado de 14,7 millones, un 73,8% menos.

En Argentina las ventas cayeron un 22%, hasta 223 millones, con un ebitda ajustado de 2,8 millones. En Brasil, los ingresos netos han retrocedido un 5,6%, las ventas comparables un 6,4% y el ebitda ha cerrado en negativo, en 7,9 millones, pese a ser señalado como uno de los mercados con mayor potencial para contribuir a la recuperación de la empresa. Dia achaca el deterioro al “endurecimiento” de las condiciones de los proveedores, el proceso “desfranquiciador” necesario y a los esfuerzos de inversión “para recuperar y mejorar la experiencia de compra de nuestros clientes”.

En Portugal las ventas netas han caído un 5,6%, hasta 138,8 millones.

Más deuda, menos ebitda

En el conjunto del grupo el ebitda se mantiene positivo, pero solo en 12,4 millones, un 77,7% menos que un año antes. Los costes laborales derivados del ERE acordado en marzo, casi 40 millones, y las exigencias de pago de los proveedores han incidido en ese retroceso, además de la propia marcha del negocio.

Con todo esto, la deuda de la empresa se sitúa por encima de los 1.700 millones de euros, y hay que recordar que el próximo 31 de mayo finaliza la financiación acordada con los bancos acreedores el 31 de diciembre del año pasado, y que dotó a la empresa de la liquidez para poder pagar a sus proveedores. En el primer trimestre Dia ha utilizado 224,6 millones de euros de las líneas de confirming y factoring facilitadas por los bancos. Aplicada la norma IFR 16, que anota los alquileres al pasivo, la deuda se dispara hasta los 2.378 millones.

Normas