Transporte

Uber fija su OPV entre 44 y 50 dólares por acción, mientras sus conductores piden mejoras laborales

Estos profesionales muestran su descontento en las calles de varias ciudades de EE UU y Reino Unido

Uber ha fijado su OPV en la parte media del rango de precio, situado entre 44 y 50 dólares por título, lo que daría un valor a la compañía de entre 80.000 y 90.000 millones de dólares, según Reuters, que cita una información de The Wall Street Journal. Una cifra que queda lejos de los 120.000 millones que se barajaron meses atrás. Parece que el descalabro de su rival Lyft en bolsa ha podido influir en la decisión.

La compañía, que protagonizará este viernes una de las mayores salidas a bolsa junto a Facebook y Alibaba, ha tropezado con otro inconveniente antes de su estreno bursátil. Sus conductores se han lanzado a las calles para pedir mejoras en sus condiciones laborales. Critican que la empresa les utilizó para crecer, pero que una vez se convirtió en líder de su sector empeoraron el marco laboral.

Las movilizaciones tuvieron lugar ayer en EE UU y Reino Unido. Los conductores piden un salario base digno y más seguridad laboral. Syed Ali, miembro del sindicato de conductores de Nueva York, resumió en declaraciones a Reuters el sentir de este colectivo, que tilda de “avariciosa” a la compañía: “Voy a la huelga porque Uber ha roto sus promesas con los conductores una y otra vez (...) Ellos se han vuelto cada vez más grandes y ricos, pero yo no he crecido con la empresa. Mis condiciones como conductor de Uber han empeorado con el tiempo”.

En EE UU, las protestas se han iniciado en Nueva York, aunque se esperaba seguimiento en Los Ángeles, Chicago, Boston, Seattle, Washington DC, San Francisco, Minneapolis, Dayton, Ohio y Filadelfia. En Reino Unido, por su parte, las movilizaciones han tenido lugar en Londres, Glasgow, Birmingham y Nottingham. Conductores de otros países (Canadá, Brasil, Australia, Francia, Chile o Costa Rica) también han anunciado que se apuntarán a los paros en las próximas horas. 

En las protestas sobrevuela un temor: la apuesta de Uber por el coche autónomo, lo que pondría en peligro el trabajo de estos conductores. "Los inversores de Wall Street están pidiendo a Uber y Lyft que reduzcan los salarios de los conductores y avancen más rápido hacia los coches autónomos", resalta la directora ejecutiva de la alianza de los trabajadores del taxi de Nueva York, Bhairavi Desai, que añade que en el folleto de la salida a Bolsa de la compañía "ya se dice que paga a los conductores demasiado dinero".

Los conductores de Uber y también de Lyft ha contado con el apoyo del precandidato demócrata Bernie Sanders. En su cuenta de Twitter ha defendido que "personas que están empleadas en empresas multimillonarias no deberían trabajar 70 u 80 horas a la semana para poder salir adelante".

Normas