Iglesias se ofrece a Sánchez como socio y Rivera como líder de una oposición “firme”

Podemos ve al presidente con voluntad de atar un pacto progresista mientras el líder de Cs pide un 155 en Cataluña y propone cuatro Pactos de Estado

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (izquierda), recibe al líder de Podemos Pablo Iglesias.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (izquierda), recibe al líder de Podemos Pablo Iglesias.

Pedro Sánchez, claro vencedor de las elecciones generales pero de momento presidente en funciones, culminó ayer una ronda de encuentros con los tres principales líderes de la oposición. Tras recibir el lunes al responsable del PP, Pablo Casado, ayer fue el turno de los representantes de Ciudadanos, Albert Rivera, y Podemos, Pablo Iglesias. Aunque las quinielas apuntan a posibles pactos del PSOE con uno y otro, de momento los tiempos y las formas apuntan a un mejor entendimiento de Sánchez con Podemos.

El presidente pasó más de dos horas con Iglesias, que aspira a un Gobierno de coalición progresista y compareció visiblemente contento; cosa de hora y media con un Casado que mostró templanza en su nueva búsqueda de un perfil centrista para los comicios autonómicos y locales del 26 de mayo; y apenas 50 minutos con Rivera, que salió al ataque, reivindicándose como el líder de la oposición.

Sánchez, a quien los encuentros le permiten reforzar su imagen institucional como paso previo a la búsqueda de alianzas para gobernar con 123 escaños, moduló la puesta en escena. Ofreció a Casado atender a la prensa desde la sala reservada para líderes internacionales o ruedas de prensa del Consejo de Ministros; relegó a Rivera a una sala menor, rebajando el perfil de principal opositor que ansía; y dejó a Iglesias la misma estancia pero se extendió largo y tendido con él.

“La reunión ha ido muy bien. Compartimos la necesidad de entendimiento y colaboración entre las fuerzas progresistas para afrontar el futuro de España”, aseveró Iglesias al salir de la cita. “Nos hemos puesto de acuerdo en que vamos a trabajar para ponernos de acuerdo”, resumió en sus cinco minutos de comparecencia. Aunque admitió que cada cual tiene su posición (el PSOE busca gobernar en solitario y Podemos entrar en un Ejecutivo de coalición), Iglesias se mostró “optimista” y pidió tiempo, “discreción y prudencia” para llevar a buen puerto la negociación.

De momento, reveló, la socialista Adriana Lastra y la número dos de Podemos, Irene Montero, comenzarán a negociar la formación de la Mesa del Congreso de los Diputados, que se constituirá el 21 de mayo.

Rivera, por su parte, avanzó que trabajará para “liderar una oposición firme para controlar y vigilar el Gobierno que formen PSOE y Podemos”. Un rol que, dijo, debe asumir ante la “descomposición del PP”, que sacó 66 diputados frente a los 57 de Cs. Aunque sus escaños permitirían dar la mayoría absoluta a un Gobierno de PSOE y Cs, a falta de ver qué pasa tras las elecciones de mayo Rivera parece descartar esa opción y da por sentado que el acuerdo será del PSOE con los 42 diputados de Podemos más los nacionalistas.

Más allá, Rivera pidió a Sánchez que active el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña y se ofreció a sellar Pactos de Estado sobre educación, despoblación, inmigración y lucha contra el terrorismo.

Celaá pide a PP y Cs su abstención si quieren evitar un pacto con ERC

Pactos. La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, instó ayer a PP y Ciudadanos a abstenerse en la votación de investidura como presidente de Pedro Sánchez, en lugar de votar en contra como han anunciado, “si realmente no quieren que sean los independentistas quienes sustenten el próximo Gobierno”. Cuestionada sobre la posibilidad de pactar un Ejecutivo de coalición entre PSOE y Unidos Podemos, la también ministra de Educación manifestó, durante su participación en un foro de Servimedia, que la intención de los socialistas s formar un Gobierno en solitario. “Estamos al principio del recorrido” de las negociaciones y “nada está escrito”, admitió, sin embargo, pidiendo tiempo.

Normas