Corea del Norte ensaya con misiles de corto alcance y se aleja de Trump

Las pruebas ponen en cuestión el acercamiento con Estados Unidos y Corea del Sur

Dos personas caminan el Seul delante de un televisor donde se informa de las últimas pruebas militares realizadas por Corea del Norte.
Dos personas caminan el Seul delante de un televisor donde se informa de las últimas pruebas militares realizadas por Corea del Norte.

Corea del Norte ha realizado hoy una nueva prueba de armas que incrementa un grado más su presión para que Estados Unidos modifique su postura en las negociaciones sobre desnuclearización, las cuales se antojan cada vez más comprometidas por los gestos de Pionyang.

Los Jefes del Estado Mayor surcoreano dieron la alerta informando que se trata de "proyectiles de corto alcance", lo que en principio rebaja la gravedad del ensayo de armas norcoreano.

El lugar elegido para la prueba, la península de Hodo (unos 15 kilómetros al noreste de la ciudad portuaria oriental de Wonsan), no indicaba en principio nada bueno, ya que ha sido escenario de 20 pruebas (la última de ellas el 3 de marzo de 2015) del misil Hwasong-11, un proyectil de corto alcance de inspiración soviética.

"Los proyectiles volaron entre 70 y 200 kilómetros" sobre el Mar de Japón (llamado también Mar del Este en las dos Coreas) y cayeron al agua, según añadió el comunicado del Estado Mayor Conjunto sureño.

La diferencia entre un proyectil y un misil es que el primero es cualquier objeto disparado al aire y el segundo un proyectil autopropulsado. La importancia reside en que disparar proyectiles de corto alcance (se sospecha que Pionyang disparó artillería de cohetes), no viola las sanciones de la ONU impuestas sobre el régimen de los Kim por sus pruebas nucleares y de misiles balísticos, las cuales sí son sancionables según las resoluciones del Consejo de Seguridad.

La titular de Asuntos Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, y su homólogo estadounidense, Mike Pompeo, hablaron por teléfono con respecto a la prueba norcoreana y acordaron "gestionarlo con prudencia mientras prosiguen los análisis adicionales", según un comunicado de la Cancillería en Seúl.

Seúl estima que la acción norcoreana "viola el espíritu del acuerdo militar intercoreano" firmado el pasado septiembre "y urge a Pionyang a poner fin a acciones que activan la tensión" en lo que suponen las palabras más duras del Gobierno surcoreano para con su vecino desde que se inició el acercamiento a principio de 2018.

Más allá de tecnicismos en torno a la prueba armamentística, Pionyang indica con este último gesto una creciente impaciencia para con el estancamiento del diálogo sobre desnuclearización tras la fallida cumbre de Hanói de febrero entre el líder norcoreano, Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump.

Corea del Norte aboga por un proceso gradual de desnuclearización acompañado del levantamiento paulatino de sanciones, algo que la Casa Blanca, que apuesta por un desarme integral e inmediato, considera inaceptable.

Además de activar una escalada retórica y de establecer plazos (Kim ha dicho que esperaría una nueva propuesta estadounidense hasta final de año), el pasado 18 de abril Pionyang probó un arma táctica.

Al igual que el ensayo de hoy, la prueba de abril no violó castigos de la ONU y no puso fin a la moratoria norcoreana en cuanto a pruebas de misiles balísticos y bombas atómicas, algo que contenta a un Trump que se vanagloria de haber conseguido algo que sus predecesores no lograron.

Con el ensayo de hoy, el mensaje de Kim parece claro; a falta de propuestas más flexibles por parte Washington, el régimen está un paso más de cerca de terminar con esa moratoria que tan contento tiene al presidente estadounidense.

Normas