Mercados

Las empresas del Ibex acumulan casi 4.500 millones en autocartera

17 firmas han aumentado el número en 2019

Las empresas del Ibex acumulan casi 4.500 millones en autocartera pulsa en la foto

Las cotizadas disponen de múltiples herramientas para remunerar a los accionistas u obtener liquidez. A las socorridas ventas de activos, ampliaciones de capital y emisiones de deuda o contratación de préstamos con las entidades bancarias se añade la autocartera. A cierre del viernes las cotizadas que componen el Ibex 35 acumulaban acciones propias en balance valoradas a precio de mercado en 4.407 millones de euros.

En los últimos cuatro meses hasta 17 valores se han decantado por aumentar la autocartera, frente a diez que han preferido reducirla. Otras han aprovechado la presentaciones de los resultados de 2018 y las juntas de accionistas para anunciar programas de recompra gracias a los cuales han pasado a disponer de acciones propias en la recámara con un triple objetivo: retribuir a sus accionistas, aumentar su beneficio por acción en caso de eliminar –amortizar– los títulos adquiridos, y abonar un mayor dividendo si la empresa mantiene el porcentaje del beneficio que entrega a los accionistas. Mediaset es uno de los ejemplos más representativos.

Los programas de recompra de acciones son una estrategia de la que se sirven las cotizadas para remunerar a los accionistas. Si bien esta es la fórmula preferida por compañías como las estadounidenses –en 2018 las recompras de títulos marcaron máximos en Wall Street y superaron a las inversiones–, en España, tanto las compañías como los propios inversores prefieren decantarse por el dividendo. A pesar de ello, es posible encontrar un puñado de valores que combinan la entrega del cupón con la adquisición de autocartera.

El grupo de medios de comunicación Mediaset, presentó a finales de enero un plan de recompra de acciones por importe de 200 millones de euros y fijó como tope la tenencia de títulos representativos de hasta el 9,9% del capital –el máximo permitido por ley es el 10%–. A esto se añadió el reparto de un dividendo de 0,305 euros el pasado 30 de abril, un 30% inferior al distribuido un año antes. En lo que va de 2019 Mediaset ha acudido en reiteradas ocasiones al mercado para adquirir títulos y ha pasado de cerrar 2018 con una autocartera de tan solo una acción, según los datos remitidos a la CNMV, a disponer del 3,017%.

La utilización de la autocartera, además de servir como fórmula para premiar la fidelidad del accionista, es una alternativa que ayuda a la estabilización de la cotización. No obstante, la Ley de Mercado de Valores prohíbe que se utilice como mecanismo para frenar las caídas en Bolsa. Sea como fuere lo cierto es que en lo que va de ejercicio Mediaset se revaloriza un 25% en Bolsa y consigue colarse en el top cinco de los valores del Ibex que más suben. Bien es cierto que el valor trata de reponerse de las fuertes caídas que sufrió el año pasado.

ArcelorMittal e Iberdrola son otras de las empresas que han puesto en marcha programas de recompra –hasta once valores de la Bolsa española mantienen en vigor planes de recompra–. La eléctrica prevé hacerse hasta mediados de junio con hasta el 2,7% de su capital. Su objetivo es adquirir como máximo 135 millones de títulos para su posterior amortización, compensando así las ampliaciones liberadas del dividendo flexible (scrip dividend). Iberdrola dispone en balance del 3,06% de su capital, frente al 2,13% que registraba a finales de 2018.

Además de las compañías que han optado por aumentar la tenencia de acciones propias hay dos que siguen sin disponer de autocartera (Aena y CIE Automotive) y otras tres que han aprovechado el arranque de ejercicio para vender sus participaciones y hacer caja. Es el caso de Enagás, que a cierre de 2018 contaba con el 0,13% de capital en su poder, Mapfre y Grifols.
Entre los descensos más significativos de la autocartera destaca el protagonizado por Acciona. La compañía ha pasado de tener en el balance el 5% del capital a cierre del 31 de enero a rebajarlo al 0,74%.

Registro de las pérdidas y ganancias

Las cotizadas que han optado por rebajar su autocartera pueden registrar plusvalías, pero también minusvalías. Esto va a depender de si el precio de venta de los títulos es superior o inferior al importe desembolsado en el momento de la compra.

Lo lógico y deseable es que el precio de venta sea superior al de compra, pero si las necesidades de liquidez apremian puede que el importe de las acciones se sitúe por debajo cuando se procede a la desinversión. Lo habitual, no obstante, es que las empresas aprovechen los momentos de mayor incertidumbre para hacer acopio de acciones y proceder a su venta con el mercado en tendencia alcista.

La normativa obliga a que el resultado obtenido por medio de estas operaciones no compute como pérdidas o ganancias sino que se anote en el balance ya sea con signo positivo o negativo.

Asimismo, la regulación establece que las cotizadas están obligadas a informar al supervisor cuando la adquisición de títulos propios supere el 1% del capital.

Normas