Mercado de valores

BME ultima cambios en la Bolsa para facilitar la liquidación y la vigilancia de la CNMV

El gestor agilizará la entrega de los datos que puede chequear el supervisor y afina así el proceso que arrancó con la reforma de 2016

Javier Hernani, consejero delegado de BME, y Antonio Zoido, presidente del grupo.
Javier Hernani, consejero delegado de BME, y Antonio Zoido, presidente del grupo.

La gran reforma de todo lo que ocurre después de que se acuerde la compraventa de un valor en la Bolsa arrancó en España en abril de 2016. El país se adaptó para que todos los procesos posteriores a la contratación sean homogéneos con el resto de Europa y también con Estados Unidos.

Ahora se da una vuelta de tuerca a una cuestión técnica que entorpece el proceso de compensación, liquidación y registro de los valores: la entrega de los datos relativos a las operaciones (la denominada interfaz de contratación o PTI, según sus siglas en inglés) se realizará siempre una vez realizada la liquidación y no durante el proceso.

BME 35,50 0,06%

Uno de la modificaciones que se ejecutó hace ahora tres años consistió en eliminar las referencias de registro (RR), un identificador, exclusivamente español, del origen de los valores. Los expertos señalan que esta fórmula otorgaba seguridad al sistema y protección al inversor, debido a que asignaba total trazabilidad a las operaciones, información a la que tenía acceso la CNMV. Con él se impedía, además, la eventual utilización de valores de unos clientes para liquidar operaciones de otros, ya fuera por error o de forma consciente.

Pero finalmente la reforma española mantuvo otra pieza con capacidad para dar la información que proporcionaban las referencias de registró. En 2015 se reformó la Ley del Mercado de Valores, que impuso un “sistema de información para la supervisión de la negociación, compensación, liquidación y registro de valores negociables”.

“La eliminación del control y la trazabilidad en el sistema que facilitaban las RR no podía derivar en una disminución de la seguridad, trazabilidad y control por parte de las autoridades supervisoras en el nuevo sistema. Así, surge una pieza básica en esta reforma, el denominado Post-Trade Interface o PTI”, señalan en un artículo Jesús Benito, consejero delegado de Iberclear, e Ignacio Solloa, consejero director general de BME Clearing. Es decir, se puso en marcha el PTI, que permite, entre otros, garantizar la trazabilidad de las operaciones realizadas tanto en los sistemas de negociación, como por otros motivos, y facilitar su supervisión, ya que en él figuran todas las operaciones anotadas sobre las cuentas incluidas en los registros de las entidades.

Pero la forma en la que se constituía ese PTI –debían aportarse los datos durante la liquidación– ocasionaba eventuales problemas, como cases y liquidaciones tardías, según fuentes del mercado.

Desde noviembre, la vuelta de tuerca se producirá en la forma de comunicación del PTI. “Tras analizar el funcionamiento del PTI en base a la experiencia acumulada, se ha decidido simplificar y homogeneizar los procedimientos por los que el PTI recibe la información de las entidades, de forma que a partir del 11 de noviembre de 2019, la información de titularidad de todas las operaciones será remitida por las entidades liquidadoras, una vez se haya producido la liquidación”, señalan desde BME.

Desde abril de 2016 no es el el propio mercado el que asegura la entrega de los títulos, sino una cámara de contrapartida central. En el caso español, esta es BME Clearing, que exige a las entidades que sean clientes que depositen garantías. Pero el gran cambio está en que la firmeza de una operación no se produce en el momento de la compraventa, sino en el de la liquidación. Antes de abril de 2016, un inversor que adquiriera, por ejemplo, acciones de Telefónica a través de un intermediario español las tenía, sí o sí, disponibles en el mismo momento de la transacción, aunque el vendedor aún no hubiera entregado los títulos. Ahora la firmeza de la operación se produce dos días después de la sesión de en que se hizo la compraventa. Así, a partir del próximo noviembre será una vez transcurridas esas dos sesiones cuando se informe del PTI.

Normas