Jesús Sáez (Natixis): “No veremos detalles del BCE sobre los tipos negativos hasta después del verano”

El responsable de mercado de capitales para sector público y financiero en España asegura que los inversores no están inquietos tras las elecciones generales

Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales de Natixis en España
Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales de Natixis en España

Maneja una visión de primera línea sobre cuál es la opinión de los inversores internacionales sobre la deuda soberana y corporativa española. Jesús Sáez es responsable de mercado de capitales para sector público y financiero en España de Natixis, que se ha colocado este año como la entidad más activa en emisiones de la banca española. Sáez cree que el mercado va a seguir siendo sumamente propicio para las entidades financieras del país y descarta que el ámbito político vaya a impactar en la valoración de los inversores sobre la deuda soberana.

¿Qué cree que decidirá el BCE respecto a los tipos negativos?

Lo bueno que ha hecho el BCE es adaptarse a las expectativas del mercado. Se ha puesto más cauteloso, descartado alzas de tipos en el año y dado alguna señal de que los bancos están sufriendo esta situación de tipos bajos. Sí soy partidario de pedir un poco más de cuidado hacia la banca, que ha hecho sus deberes. Con tipos tan bajos es complicado ser rentable. Aunque el BCE está empezando a dar muestras de que quizá no veremos pistas adicionales sobre la mejora de la facilidad de depósito hasta después del verano.

¿Va a endurecerse el coste de financiación de la banca si se retrasa esa decisión o se pone en duda?

En la medida en que los resultados bancarios vayan en línea con lo esperado y mientras el mercado siga buscando rentabilidades, también en la deuda de la banca, el sector estará bastante soportado. Preveo un entorno igual de favorable en el mercado de capitales para las emisiones bancarias, que han tenido sobredemanda. Las ventanas de emisión van a estar absolutamente abiertas para el sector financiero para el resto del año.

¿No ve riesgos en la segunda mitad del año que puedan complicar ese escenario?

Seguimos viendo un mercado inversor muy líquido, que sigue absorbiendo el papel de manera sana. No recordamos en los últimos meses un cierre de ventana evidente, con lo cual los emisores han ido saliendo al mercado de manera ordenada. Esto favorece lo que podemos ver de ahora en adelante, menos necesidades, menos prisas, más racionalidad a la hora de emitir. Que esa ventana de emisión sea más o menos evidente, dependerá de los riesgos que hay sobre la mesa. El principal es el Brexit, con el que el mercado ha aprendido a convivir y que no marca que se cierre la ventana de emisión a corto plazo. Y luego están las negociaciones comerciales, que se están alargando en el tiempo, y las elecciones al Parlamento Europeo. El mercado las va a vigilar, pero no esperamos que sea un riesgo especialmente negativo.

"La deuda española, en la actualidad, no está en el foco de preocupación de los inversores, no la van a penalizar”

¿Cómo se compara la banca española frente a la europea? Su nivel medio de solvencia es ligeramente inferior y hay entidades como Sabadell sobre las que el mercado ha puesto el foco.

La banca española en general no está en una situación de desventaja respecto a la mayoría de la banca europea, ha ido cumpliendo con su ritmo de creación de capital. Sabadell sin duda ha tenido que afrontar otras realidades, pero se demuestra claramente que al margen de eso es un nombre más que se ve favorecido por todas estas sensaciones de mercado, que revierten en la mejora de sus condiciones para financiarse. Es un banco más con total acceso al mercado de capitales.

El bono español a 10 años ha caído del 1%, ¿hasta dónde puede llegar?

Lo que ha tenido que corregir ya el bono español por las noticias de los bancos centrales, y siguiendo la estela de lo que hacía el bono alemán, ya lo ha corregido. Podemos ver algo de mejora adicional por el hecho de que va a haber menor oferta de papel por parte del Tesoro, pero esa prima de riesgo en torno a los 100 puntos básicos es un nivel al que se mueve el bono español casi de manera natural. No esperamos especiales mejoras ni empeoramiento.

¿Y cómo puede influir en la deuda la formación del nuevo Gobierno de España?

El resultado electoral y el nuevo Gobierno que surja no provocará grandes cambios en la visión que los inversores tienen sobre España. No veo a Bruselas especialmente preocupada ni lanzando mensajes de cautela. La deuda española no está actualmente en el foco de preocupación de los inversores, no va a haber una penalización sobre los bonos españoles, y esto es algo que ya hemos palpado en las primeras sesiones tras estos comicios, con el bono español manteniéndose estable”.

¿Por qué no se registran más emisiones de deuda en España y se sigue optando por plazas como Dublín?

Sí vemos actualmente un movimiento de vuelta a España, más provocado quizá por el deseo de algunos emisores de realizar emisiones bajo ley española y no británica por lo que pueda pasar con el Brexit. Ha habido emisiones recientes con registro en la CNMV en las que hemos participado de manera activa y en las que el registro de programas y documentación no ha sido problema en ningún sentido.

Normas