Elecciones 28A

El PSOE podrá mirar a izquierda y derecha para gobernar

Los socialistas pueden alcanzar una mayoría con Podemos y más partidos no independentistas o bien con Ciudadanos.

El PSOE podrá mirar a izquierda y derecha para gobernar

Una vez más, en España se cumplió el mantra de que una alta participación favorece a la izquierda. Tal y como vaticinaban las encuestas, el PSOE ganó las elecciones generales por primera vez en 11 años. El partido liderado por Pedro Sánchez ha obtenido 123 diputados, con el 98,5% escrutado.

La fortaleza de Sánchez ha sido tal que podrá elegir entre pactar con la izquierda o con la derecha. La incógnita está en qué medida necesitará el voto positivo o la abstención de los independentistas para formar un Gobierno con Podemos. Y si conseguirá romper el cordón sanitario que ha puesto Albert Rivera. En su primera declaración pública, Rivera (cuya comparecencia ha coincidido con las de Sánchez y Casado) ha anticipado que el presidente "gobernará con Iglesias y los nacionalistas".

Lo que ha quedado claro desde el inicio del escrutinio es que el pacto de los tres partidos de la derecha —PP. Ciudadanos y Vox— no es suficiente para gobernar. El desplome del PP, con 65 escaños,  provoca que la suma que gobierna en Andalucía se quede en 147  escaños al añadir los 57 parlamentarios de Ciudadanos y los 24 de Vox, así como los 2 parlamentarios de Navarra Suma. La cifra es inferior, incluso, a los 165 escaños que suman PSOE y Podemos.

Podemos —muy retrasado en las encuestas al inicio de campaña— ha resistido mejor de lo esperado. Con los 32 escaños de los de Pablo Iglesias, los 7 de sus confluencias y el parlamentario de Compromís, Sánchez obtendría 164 síes en una futura votación de investidura, a 13 de la mayoría absoluta. 

Estos 13 escaños que le quedan a Sánchez para garantizarse la reelección pueden llegar desde el País Vasco, donde el PNV ha registrado 6 parlamentarios. Así pues, el futuro grupo mixto será clave para que Sánchez pueda cimentar esa mayoría sin independentistas. Los 2 diputados de Coalición Canaria y el del Partido Regionalista Cántabro le dejan a uno de la cifra totémica de 176 diputados, mayoría absoluta en el Congreso.

No obstante, todo depende de un puñado de votos. En caso de que el PSOE o alguno de sus socios de la izquierda sumen un solo diputado, Sánchez podrá gobernar sin los independentistas. Una participación histórica en Cataluña ha elevado los parlamentarios de ERC hasta los 15 escaños. Serán los parlamentarios que permitirán a la izquierda garantizarse la mayoría absoluta. Las llamadas a la calma y al diálogo de Oriol Junqueras y Gabriel Rufian allanan el camino a Sánchez, que no necesitaría para gobernar los votos del PDCAT—con 7 diputados—, más beligerantes en las últimas semanas con el líder socialista. No serán imprescindibles, en principio, los 4 parlamentarios de Bildu.

La ley permite que, en la segunda vuelta de la investidura, a Sánchez le valga con más síes que noes para revalidar su gobierno. Esto se cumpliría si uno de estos tres grupos políticos (ERC, PDCAT o Bildu) se abstuviese.

Pero esta no es la única solución para que Sánchez alcance esta cifra. La fuerte subida de Ciudadanos a costa del PP —el sorpasso en la derecha está a 8 escaños y apenas 200.000 votos— abre la puerta también a un gobierno de centroderecha de PSOE más Ciudadanos, con 180 parlamentarios.

Normas
Entra en El País para participar