¿Cuánto estoy pagando por mi fondo de inversión?

Los bancos están mandando cartas con un desglose total de los gastos que aplican

¿Cuánto estoy pagando por mi fondo de inversión?

En España hay más de 10 millones de propietarios de fondos de inversión y planes de pensiones, pero muy pocos sabrían decir cuánto dinero pagan exactamente para que una gestora administre sus ahorros e inversiones.

Hasta el año pasado, los bancos que venden fondos remitían esta información dentro de un genérico informe de gestión. En una esquina del documento el partícipe interesado podía descubrir que estaba pagando una comisión del 1,5% o del 2,3%. Pero, desde 2019, las gestoras van a tener que desglosar con todo detalle cuánto están cobrando. En euros contantes y sonantes, no solo en porcentaje. Y más de uno se puede llevar una sorpresa.

Este cambio tiene su origen en la transposición a la legislación española de la directiva de mercados financieros (Mifid 2). Entre la batería de medidas que incluye, una de las más llamativas es la exigencia de que se envíe a todos los inversores un informe exhaustivo sobre costes y gastos. Se trata además de un informe independiente, que no se incluye dentro del informe de gestión.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha pedido a la banca que mande ya esa carta a los particulares, aunque muchas entidades se están demorando.

Una de las que ya ha cumplido es Mutuactivos. En el informe que desglosa los gastos de los fondos de inversión y los de los planes de pensiones se pueden comprobar hasta 12 tipos de gastos que aplican estos productos financieros y que muchas veces pasan desapercibidos:

  • Costes puntuales (algunos fondos cobran una comisión por la compra del producto o por salir antes de lo pactado).
  • Costes recurrentes del instrumento financiero (que fundamentalmente es la comisión de gestión).
  • Costes relacionadas con las operaciones.
  • Costes relacionados con los servicios de inversión.
  • Comisión sobre resultados (que en muchos casos se denomina comisión de éxito, y si solo se paga si se obtiene cierta rentabilidad)
  • Incentivos recibidos por terceros.

Estas seis categorías se desglosan tanto de la propia gestora como de terceras entidades. Es habitual que las comisiones que paga el dueño de un fondo acaben en muchas manos: el banco que se lo ha vendido, la gestora que lo administra, las gestoras de otros fondos que estén en el patrimonio del fondo principal...

“El ejercicio de transparencia que se nos está pidiendo no tiene parangón en ningún otro sector. Hay que detallar todos los gastos explícitos e implícitos. Tanto los que surgen a la hora de contratar como los que aparecen después”, señala Cristina Botella, directora comercial de Renta 4. “Hay que explicar claramente si la firma recibe algún tipo de remuneración por la venta de un fondo de otra gestora”.

Por término medio, los propietarios de fondos de inversión españoles pagan una comisión del 0,75%, pero depende mucho del tipo de producto. Los fondos de renta fija a corto plazo (que apenas ofrecen rentabilidad) tienen comisiones del 0,1% al 0,2%, mientras que los fondos con más riesgo, los de Bolsa, llegan a tener comisiones que superan el 2%.

Así, un inversor que tenga en fondos y planes 100.000 euros, estará pagando en comisiones entre 500 y 2.000 euros al año, en función del tipo de activos y de quién los comercializa.

Hay fondos que en los que las comisiones de gestión (superiores al 2,25%), más los gastos corrientes ligados al fondo (de más del 3%), hacen que el coste total para el partícipe supere el 5% anual.

No solo los bancos tienen que explicar con detalle a sus clientes todos estos gastos. También las sociedades y agencias de valores, así como las empresas de asesoramiento financiero (EAF).

En las carteras de fondos comercializadas por Indexa Capital (agencia de valores) se explicitan comisiones de custodia a cargo de Inversis Banco (que es la gestora), comisión de gestión de cartera para la propia Indexa y comisiones de gestión para los fondos subyacentes (de firmas como BlackRock y Vanguard).

Normas