Fridman ya teme que la opa fracase y se lanza a convencer a los minoritarios de Dia

La baja adhesión de estos accionistas pone en alerta a Letterone

El fundador del fondo de inversión Letterone, Mijail Fridman, primer accionista de Dia.
El fundador del fondo de inversión Letterone, Mijail Fridman, primer accionista de Dia.

Letterone, primer accionista de Dia con el 29% del capital, ya es consciente de que el bajo apoyo que tiene de los pequeños accionistas de la compañía puede dar al traste con la opa lanzada sobre el grupo de supermercados. Una opción que el inversor ya teme ante la baja aceptación que ha tenido hasta ahora su propuesta.

El fondo que lidera el magnate ruso Mijail Fridman se ha puesto como objetivo, en los seis días que restan para el fin del periodo de aceptación de la oferta, el próximo martes, 30 de abril, convencer a los minoritarios de que la suya es la única opción que garantiza la supervivencia de la compañía, según confirmó ayer el socio director de retail de Letterone, Stephan DuCharme, en una reunión con analistas e inversores en Londres. “Vamos a concentrarnos en hacerles llegar nuestro mensaje”, explicó ayer, según confirman fuentes conocedoras de la reunión.

Estas indican que en ­Letterone están “muy decepcionados” con la aceptación de su oferta hasta ahora, y la posibilidad de que no salga adelante ahora es real. El fondo es consciente desde hace tiempo que es percibido con recelo, cuando no hostilidad, por los minoritarios, que suponen cerca del 20% del accionariado.

El contenido de ese mensaje es claro: o se acepta la opa o Dia va encaminada a la liquidación. El plan es servirse de las casas de análisis para hacerlo llegar. “Si la opa fracasa, el consejo de administración se verá obligado a elegir entre la insolvencia y una reestructuración completa. En ese escenario, no hay un camino claro para recapitalizar Dia, resolver el patrimonio neto negativo y restaurar la liquidez”, apunta Letterone en un documento presentado ayer a los analistas.

Lo que seguro no utilizará para atraer a más accionistas es la opción de mejorar el precio. Pese a que hace una semana solo el 3% del capital había aceptado las condiciones propuestas por el fondo, frente al 35,5% necesario, el oferente se cierra en banda a cualquier mejora. La ley de opas le permite hacerlo hasta cinco días naturales antes del fin del periodo de aceptación, lo que da de plazo hasta el jueves.

Según aseveró ayer DuCharme, esta no es una opción: “No subiremos el precio”, afirmó. Letterone considera justo los 0,67 euros ofrecidos, y lo argumenta subrayando el deterioro del negocio de Dia, también durante el primer trimestre, con una caída del 4,4% de las ventas comparables, y un ebitda “por debajo de lo esperado”.

Con esos ingredientes, el fondo sostiene que el valor real de sus acciones es de 0,23 euros, dos tercios por debajo de lo ofrecido. Tampoco parece estar sobre la mesa una nueva prórroga del plazo de aceptación. De hecho, Letterone tiene preparado ya el calendario: el 7 de mayo anunciará el resultado de la opa; un día después espera cerrar la transacción, y el 10 liquidar todo el proceso. Antes del 20 deben sacar a la empresa de causa de disolución, con lo que los plazos ya están muy ajustados. Letterone lo haría inyectando 500 millones de euros a través de un préstamo participativo, con cargo a una posterior ampliación de capital.

De no solventar la situación, el grupo deberá solicitar el preconcurso de acreedores. Una opción de la que también alertó el consejero delegado de Dia en una carta, precisamente, a los accionistas. “Existe un riesgo elevado de que Dia no disponga del tiempo necesario para (...) restaurar debidamente sus fondos propios y disponer de la liquidez necesaria para el curso ordinario de sus negocios y, por tanto, se vea abocada a un proceso de reestructuración de su deuda (incluyendo canjes de deuda por capital) e incluso a un proceso concursal o de disolución y liquidación de la sociedad”.

Según lo comentado ayer por DuCharme, el feed­back recibido por los inversores institucionales y de los hedge funds que han entrado en el capital al calor de la opa es positivo, y nada les hace pensar que no les venderán sus acciones. Puertas afuera defienden que todo se decidirá en las últimas 24 horas, y que están “cómodos” con el nivel de aceptación. Pero son conscientes de que deberán ganarse a los minoritarios en esta recta final.

Aun así, la recapitalización de Dia sigue dependiendo del acuerdo con los 12 bancos acreedores. Aunque DuCharme aseguró que las conversaciones siguen siendo constructivas, en la presentación mostrada a los analistas se indica que “no hay garantía de que se pueda alcanzar un acuerdo”. Letterone ha aumentado sus peticiones de liquidez a 380 millones, lo que marca ahora las negociaciones. El fondo sí ha aceptado una de las peticiones de la banca, la de crear una nueva sociedad a la que se transfieran un número de establecimientos representativos del 60% del ebitda de Dia como garantía para los bancos.

Más contactos con gestores e inversores

Esta semana. Los próximos días serán clave para el éxito o fracaso de la oferta de compra de Letterone. La reunión de ayer con inversores y analistas se tomaba como decisiva, aunque no será la última. Según ha podido saber CincoDías, el socio de retail de Letterone, Stephan DuCharme, tiene una apretada agenda durante los próximos días. Hoy continuará en Londres, en conversaciones con fondos y gestores con intereses en Dia, y el jueves y viernes estará en Madrid. Durante su estancia en la capital también convocará a los analistas para trasladarles el mismo mensaje: la opa de Letterone es la única opción que garantiza la viabilidad de Dia. En paralelo, continuará con las negociaciones con los bancos para cerrar la refinanciación de la deuda. Un proceso que comenzó con entendimiento entre las partes, pero que la última petición de liquidez extra por 380 millones ha complicado.

Normas