Consenso político para tender una alfombra roja a las ‘startups’ y al emprendedor

Todos los partidos políticos prometen un plan urgente de transformación digital.

Consenso político para tender una alfombra roja a las ‘startups’ y al emprendedor

En el diagnóstico todos coinciden. Partidos políticos y asociaciones empresariales, que estos días hacen lobby intentando colar sus prioridades en las agendas de los grupos parlamentarios: España se encuentra lejos de las economías digitales líderes a nivel mundial y urge un plan estratégico para la transformación digital, que eleve la competitividad y el crecimiento económico del país, y la calidad de vida de las personas.

PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y Vox defienden que hay que fomentar las tecnologías habilitadoras de esa transformación (inteligencia artificial, cloud computing, internet de las cosas, big data, 5G, ciberseguridad, blockchain...). Y aseguran estar dispuestos a poner una “alfombra roja a las startups”, como resume Susana Solís, portavoz de Cs en la Comisión de Presupuestos de la Asamblea de Madrid, porque estas empresas de base tecnológica concentran gran parte del talento digital. ¿Cómo planean hacerlo? Ahí, la receta no es única.

PSOE. El partido de Pedro Sánchez mantiene en su programa electoral su propuesta de convertir a España en una nación emprendedora para convertir la digitalización “en palanca de creación de empleo y de reducción de desigualdades”. Una de las primeras leyes que impulsarán, dicen, será la Ley para la Promoción de Startups, en cuyo borrador ya está trabajando el Gobierno. Francisco Polo, secretario de Estado de Agenda Digital, ha avanzado algunas de sus intenciones. Una, incluir mejoras en la tributación de las stock options para atraer talento extranjero (por ejemplo, ampliando el límite exento de tributación, fijado ahora en 12.000 euros). Dos, eliminar barreras burocráticas. Quieren que un inversor extranjero pueda invertir en una startup en España sin necesidad de contar con el Número de Identificación de Extranjero (NIE), equivalente del NIF para los no nacionales, con el fin de agilizar y facilitar la entrada de capital en este tipo de empresas.

El PSOE también promete llevar a cabo “una estrategia de habilidades digitales”, para lo que modernizarán la FP y potenciarán la formación básica y continua en materias STEM (ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas); una estrategia española de inteligencia artificial; el impulso al despliegue del 5G, y crearán una red estatal de incubadoras y aceleradoras de startups y una oficina nacional de emprendimiento para asesorar a los emprendedores. En su programa también aseguran que adaptarán la fiscalidad a la economía del siglo XXI, “promoviendo la armonización a nivel europeo con impuestos sobre determinados servicios digitales”; situarán a España al menos en la media europea de inversión en I+D+i, e impulsarán una carta de derechos digitales (entre ellos el derecho al testamento digital) y una estrategia nacional para luchar contra la desinformación.


Mejorar la tributación de las ‘stock options’, un marco regulatorio flexible o no pagar impuestos los dos primeros años, algunas de las propuestas

PP. El Partido Popular también quiere, dice, que España sea una de las naciones más competitivas y para ello promete impulsar el programa “Startup Spain” para promover el emprendimiento y la innovación. En su programa electoral asegura que agilizará al máximo el proceso de constitución de empresas (sustituyendo en todos los ámbitos posibles el sistema de licencia administrativa por uno de declaración responsable); impulsará una amplia reforma fiscal para dinamizar la inversión de capital privado y favorecer el acceso a financiación de emprendedores, que incluirá reformas para el carried interest, los fondos de capital riesgo, el venture capital, la exit tax o la inversión privada individual en startups. El diputado del Grupo Parlamentario Popular Guillermo Mariscal apunta que pondrán en marcha un marco regulatorio flexible para empresas innovadoras (sandbox regulation, en la jerga) que evite que la inseguridad jurídica frente las innovaciones, lanzarán un plan de atracción de talento (con incentivos fiscales), reformarán la Ley de Segunda Oportunidad para facilitar el cierre de empresas fallidas y crearán el Portal de la Innovación para asesorar a emprendedores e inversores.

Igualmente, el PP promete derogar el Decreto Ábalos al taxi y los VTC, apoyar la unidad de mercado e impulsar un marco regulatorio para el vehículo autónomo. También un plan de formación para fomentar las habilidades digitales que reclama la economía digital, un plan estratégico de inteligencia artificial, impulsarán incentivos fiscales para las empresas que incorporen tecnología blockchain para mejorar su trazabilidad, elevar la eficiencia de los procesos y crear empleo especializado.

Unidas Podemos. El partido que lidera Pablo Iglesias marca como una de sus prioridades poner en marcha una estrategia de formación y alfabetización digital de la población (evitando brechas sociales) e impulsar la digitalización de las pymes con el Plan Pyme 5.0. Iván Ayala, asesor de política económica de la formación morada, destacó recientemente tres grandes rubricas en materia tecnológica: potenciación de la economía digital (“que puede ayudar a reducir la jornada laboral”), sin dejar de proteger los derechos laborales, y modernizar la fiscalidad para adaptarla a los nuevos sistemas productivos que ofrece la nueva economía. En la agenda de este partido también está la creación de un centro nacional de robótica aplicada y un banco para la transición digital, que permita financiación a las startups y elevar la supervivencia de estas (“hoy menos del 30% sobrevive al quinto año”), y el compromiso de llegar al 2% de inversión en I+D (algo común a los otros partidos).

Esta formación cuenta con un plan de retorno de científicos, promete un acceso a internet de 30 Mbps para cualquier núcleo habitado a un precio accesible, una apuesta decidida por el sector del videojuego, medidas para blindar el derecho a la privacidad en la red y fijará un impuesto para operaciones de la economía digital que no tributan, como publicidad e intermediación online y venta de datos, limitado a empresas con ingresos anuales totales mundial de al menos 500 millones y con una facturación en España superior a los tres millones.

Educación, regulación e inversión en I+D aparecen como los principales retos

Ciudadanos. La formación naranja apuesta también por “ponérselo fácil a quienes quieren emprender”. Su presidente Albert Rivera asegura, como el PSOE, que su reto es convertir a España en una nación emprendedora. Por ello, se compromete a que las startups tecnológicas no paguen impuestos los dos primeros años de vida, “un periodo clave para hacer crecer su negocio y crear empleo”, además de flexibilizar los visados de permanencia y el tratamiento fiscal de las stock options. Susana Solís asegura que para su partido la economía digital es un reto que considera “política de Estado”. Ciudadanos también apuesta por eliminar burocracia (que una empresa se pueda crear en 24 horas y de forma digital), regulaciones “que no traten de eliminar la competencia, como lo ocurrido con las VTC”, elevar la inversión en I+D+i, y por alcanzar un pacto de estado por la educación, donde haya políticas activas que permitan a los jóvenes (pero también a los mayores) afrontar el reto de la digitalización.

VOX. La formación de Ignacio Abascal propone la creación de una agencia digital a nivel nacional que impulse la formación, el empleo y la digitalización de las empresas en España (algo que sorprende, puesto que ya existe Red.es) y un fondo de capital riesgo para pymes del entorno digital (también curioso porque ya está Fond-ICO). Este partido asegura que pondrá especial foco en “crear una estrategia nacional en materia de economía digital, con un marco regulatorio estable y unificado, ya que no puede ser que otra vez las autonomías sean un lastre”, según indicó la presidenta de VOX Madrid, Rocío Monasterio en un reviente evento organizado por Adigital. Entre sus compromisos también está eliminar burocracia para agilizar la creación de empresas, establecer incentivos fiscales para empresas digitales que se instalen en zonas más despobladas e impulsar las smart cities. Este partido también trabajará, dice, por impulsar la educación en materias Steam, “pero sin obsesionarse con el género. Niños y niñas tienen acceso a la misma educación y voluntariamente elegirán lo que ellos quieran”.

Normas