Los inversores de los equipos de fútbol son tan irracionales como los fans

La Juventus perdió el 16%, su valor bursátil tras ser eliminado de Champions; en términos financieros, al menos, es una caída exagerada

Cristiano Ronaldo, jugador de la Juve, tras la derrota.
Cristiano Ronaldo, jugador de la Juve, tras la derrota.

Apocalipsis”. El titular dedel Corriere dello Sport del miércoles resumía las emociones de los aficionados de la Juventus después de que cayera en Champions. Los inversores respondieron igual a la sorprendente derrota ante el Ajax, rebajando en más de 270 millones, el 16%, su valor bursátil. En términos financieros, al menos, es una caída exagerada.

Perder en del lucrativo torneo es, sin duda, un golpe para La Vecchia Signora. El equipo de los Agnelli no levanta el trofeo desde hace más de dos décadas. El año pasado se gastaron 100 millones en Cristiano Ronaldo para poner fin a la sequía. Las esperanzas de una gratificación instantánea han quedado arruinadas. Sin embargo, en lo financiero, la derrota parece menos aplastante. La Juve ha perdido un máximo de 31 millones de ingresos por la eliminación. Esto equivale a cerca del 6% de los ingresos totales de la temporada pasada, 505 millones. Incluso teniendo en cuenta las ventas de entradas y camisetas que habrían acompañado a una victoria, los ingresos perdidos no justifican ni remotamente la caída en Bolsa.

Además, los bianconeri están a punto de conquistar la liga italiana, lo que les asegurará un puesto en la Champions del año que viene. Para los inversores que ponen un valor más alto en los ingresos predecibles, participar sistemáticamente en el torneo es mucho más importante que ganarlo.

La reacción de los accionistas de Ajax pone de relieve la desconexión. El valor del club holandés es inferior a la cuarta parte del de su rival italiano. El salto del 9% en Bolsa del Ajax el miércoles le aportó 28 millones, apenas una décima parte de la cantidad que los inversores de la Juve consideraban haber perdido.

En cambio, las acciones del Manchester United, que cotiza en Nueva York, cayeron menos de un 1% tras su contundente derrota ante el Barcelona. Es cierto que no era el favorito, pero sus accionistas también parecen apreciar que un apocalipsis sobre el terreno de juego no tiene por qué ser igual en en la sala del consejo.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas