Uría, Garrigues, Clifford, Cuatrecasas y GAP lideran la nueva edición de Legal 500

Los bufetes nacionales encabezan el ranking, pero los anglosajones son mayoría en el top 10

Pincha en la imagen para ver la lista completa de bandas 1 y 2 de 'Legal 500'. pulsa en la foto
Pincha en la imagen para ver la lista completa de bandas 1 y 2 de 'Legal 500'.

La última edición del directorio internacional Legal 500 ha refrendado el dominio de los bufetes nacionales a la hora de ofrecer un asesoramiento jurídico transversal de alta calidad en el ámbito de la abogacía de los negocios. Solo el británico Clifford Chance consigue colarse en el top 5 del ranking de despachos con más bandas 1 y 2, una lista que lidera Uría Menéndez.

La firma que preside Luis de Carlos ha obtenido el reconocimiento como banda 1 (segmento en el que se incluyen a los mejores en cada materia) de 23 de sus áreas de práctica, logrando que otras dos entren en la categoría de banda 2 (equiparable a la medalla de plata). Las prácticas de los despachos analizadas por Legal 500 ascienden a 26.

En segunda posición se encuentra Garrigues. El bufete presidido por Fernando Vives ha sido reconocido, por su parte, con 19 medallas de oro y 5 de plata.

Rompiendo la hegemonía de las firmas nacionales se hace con la tercera posición en el ranking de bandas 1 Clifford Chance, que suma 16 (a lo que hay que añadir otras dos platas). Justo por detrás, en cuarto lugar, aparece Cuatrecasas, con 14 reconocimientos en la primera categoría y 10 en la segunda. Si se suman el total de bandas 1 y 2, la firma de Rafael Fontana empata con Garrigues con 24.

Cierra el top 5 Gómez-Acebo & Pombo (GAP), que se alza con 10 bandas 1 y 11 bandas 2. El despacho que encabeza Carlos Rueda supera así la veintena de reconocimientos en los dos principales segmentos del directorio.

Top 10

Tras las primeras cinco firmas, los despachos anglosajones ocupan los siguientes puestos hasta completar el top 10. Linklaters logra siete bandas 1 y cuatro bandas 2; Baker McKenzie, seis y ocho; Allen & Overy, cinco y cinco; Hogan Lovells, tres y tres; Freshfields Bruckhaus Deringer, tres y siete. Los siguientes en la lista son Bird & Bird (tres bandas 1 y dos bandas 2), DLA Piper (dos y cinco), Grau & Angulo (dos y uno).

Al margen de las boutiques o de aquellas firmas que, siendo generalistas, destacan por su asesoramiento en un área específica, conviene reseñar a Pérez-Llorca, que logra una banda 1 y nueve bandas 2, y a Ashurst, con una medalla de oro y siete de plata.

También cuentan con una mención en la franja de oro Sagardoy Abogados, Écija, Herrero & Asociados, Elzaburu, Herbert Smith Freehills, Augusta Abogados, Ruiz-Gálvez Abogados, Albors Galiano Portales y Oliva-Ayala Abogados.

Categoría de plata

Hay otros bufetes que si bien no logran situar ningún área de práctica entre las bandas 1, sí obtienen un notable reconocimiento en la franja de plata. Es el caso de CMS Albiñana & Suárez de Lezo y Latham & Watkins, con cinco bandas 2 cada uno; Ramón y Cajal, Eversheds Sutherland Nicea y Abril Abogados, que logran tres bandas 2, y White & Case, Jones Day y Hoyng Rokh Monegier, con dos bandas 2 respectivamente.

Herramienta clave

Legal 500 es, junto al británico Chambers, uno de los dos directorios jurídicos más relevantes a nivel mundial. Según explica Susana Claudio, directora de Band 1 y especialista en la materia, el primero "está más enfocado en el desempeño de los despachos y equipos" y no tanto en las referencias que de ellos hacen los clientes y competidores.

Además de una amplia clasificación de las áreas de práctica de los bufetes (con hasta siete bandas en algunas categorías), el ranking incluye "menciones a los abogados más destacados y un listado reducido de los letrados más relevantes", apunta Claudio. Para su evaluación, Legal 500 "tiende a tener más entrevistas cara a cara con abogados en lugar de solo llamadas telefónicas", explica.

La elaboración de las famosas submissions (los documentos con las candidaturas) es una de las materias que más tiempo consumen a los departamentos de marketing y desarrollo de negocio de las firmas. En algunos casos, de hecho, aseveran que conllevan más de la mitad de su trabajo anual. En este sentido, la directoria de Band 1 suscribe que "hay una gran carga de trabajo detrás de la gestión de los directorios y premios". Una tarea que, a su juicio, resulta más asumible si el bufete tiene organizada la recopilación de información sobre las operaciones y los equipos que han intervenido en las mismas. "También es importante transmitir a los abogados la importancia de participar en este proceso para conseguir los resultados deseados", concluye.

¿Quieres mejorar la gestión de tu despacho? Pincha aquí.

Normas