Iberia eleva su apuesta por el A350 de Airbus para renovar su flota de larga distancia

La aerolínea aprovecha cuatro opciones de IAG para subir a una veintena el número de aviones pedidos hasta 2023

Uno de los tres A350 quie Iberia tiene en operación.
Uno de los tres A350 quie Iberia tiene en operación.

Iberia ha subido a veinte el número de aviones A350-900 adquiridos a Airbus y que espera incorporar a su flota antes de 2023. La aerolínea ha aprovechado opciones de IAG para pedir cuatro unidades adicionales, en lo que supone una clara apuesta por el modelo estrella del fabricante europeo. El 350-900 tiene un precio unitario, según el catálogo del fabricante, de 311 millones de dólares (276 millones de euros) sobre el que los compradores obtendrían rebajas en función del volumes de los pedidos. sin tener en cuenta los descuentos, la compra de Iberia asciende a 1.244 millones de dólares (unos 1.100 millones de euros).

Tres de la veintena de aviones encargados están ya volando a Nueva York y Buenos Aires; otros tantos llegarán a los hangares de la compañía a lo largo de este 2019, ampliando la carta de destinos con Chicago, y Airbus irá entregando los 14 aviones restantes hasta el citado año 2023.

Iberia ha destacado esta mañana que estos aparatos de última generación para cubrir rutas de larga distancia reducen un 25% el consumo de combustible. El principal factor de eficiencia es el menor peso del avión, a partir del uso de materiales como fibras de carbono y de vidrio, titanio, aleaciones de aluminio, o la reducción de la pintura aplicada. También influyen mejoras aerodinámicas y, según afirma Iberia, la incorporación de los motores RR Trent XWB-84.

Aprecios de catálogo, la compra de los cuatro A350 asciende a 1.100 millones de euros

Hasta la llegada de los A350, Iberia ha basado su escuadra de largo radio en unidades del también eficiente A330 y del más antiguo A340, este último con cuatro motores.

En un contexto de búsqueda de la mayor eficiencia posible, la decisión de mantener los A340 en la flota se debió al hundimiento en los precios del petróleo en 2016. Ante la posterior volatilidad del crudo, Iberia insiste en subir nuevos aviones a su flota mientras eleva año a año el nivel de producción. Si la empresa llegó a analizar la posibilidad de adquirir modelos de largo radio del fabricante actualmente en horas bajas Boeing (787 Dreamliner), reafirma ahora su lealtad al material de Airbus.

El anuncio de la firma española contrasta con el realizado ayer por otra de las grandes aerolíneas europeas, Norwegian, quien ha alcanzado un acuerdo con Airbus para reprogramar la entrega de paquetes encargados del A320neo y A321LR. Con esta decisión, la aerolínea reduce sus compromisos de capex para 2019 y 2020 en 570 millones de dólares.

"Estos aplazamientos están en línea con la estrategia de la compañía de capitalizar el tamaño acumulado en los últimos años, y en el cambio de enfoque, del crecimiento a la rentabilidad", afirmó Norwegian a través de un comunicado.

Normas