Telefónica y sus rivales llegan a 2.339 millones en la subasta alemana de 5G

El grupo español alcanza los 390 millones a final de la ronda número 113

Un hombre habla a través de su teléfono móvil en Berlín.
Un hombre habla a través de su teléfono móvil en Berlín.

La subasta de espectro de telefonía móvil 5G en Alemania, una de las mayores del año, cumplió ayer sus dos primeras semanas. Y el proceso sigue su marcha con nuevas apuestas de las telecos participantes: Deutsche Telekom, Telefónica, Vodafone y 1&1 Drillisch. De momento, la licitación que está llevando a cabo el regulador alemán Bundesnetzagentur ha alcanzado las 113 rondas, con una oferta conjunta de las operadoras próxima de 2.339 millones de euros, según señala el regulador en su web corporativa.

El aumento de las ofertas en la sesión del martes con respecto al día anterior fue del 9,5%. Durante la jornada del pasado lunes se habían vivido algunos de los momentos más calientes del proceso, al registrarse un crecimiento del 32% en el conjunto de las ofertas, con un fuerte tirón del operador móvil virtual 1&1 Drillisch, que elevó el total de sus ofertas hasta 696 millones.

Actualmente, Telefónica se está moviendo en el entorno de los 400 millones de euros, con apuestas por bloques tanto de la banda de 2 GHz como de 3,6 GHz. Al cierre de la ronda 113, sus ofertas rondaban los 390 millones. Para Telefónica, la subasta alemana será una de las mayores que tenga que afrontar este año. En 2018, la operadora destinó 868 millones de euros a la adquisición de espectro en el conjunto de países en los que tiene presencia, un 64% más que en 2017, cuando las partidas para este ámbito rondaron los 255 millones.

A su vez, Deutsche Telekom está ofreciendo casi 786 millones de euros al cierre de la ronda 112, por 688 millones de Vodafone. El operador móvil virtual 1&1 Drillisch, que busca tener su propia red para constituirse como cuarto operador alemán, cerró la sesión del martes con 475 millones ofrecidos.

En el proceso, el regulador está subastando 12 bloques de las frecuencias de 2 GHz. De ellos, el precio de al menos ocho ha superado los 109 millones de euros. A su vez, está licitando 29 bloques de la banda de 3,6 GHz, con un rango de precios en este momento entre 32 y 54 millones.

Precios

La duda se centra en saber hasta dónde pueden llegar las ofertas en la subasta. En el mercado se habla de un rango entre 3.000 y 5.000 millones de euros. En anteriores licitaciones de espectro en Alemania, se superaron las 150 rondas.

En cualquier caso, en algunas compañías parece haber cierta tensión ante el incremento de los precios finales. En este sentido, el consejero delegado de Deutsche Telekom, Tim Hoettges, advirtió el pasado jueves de que la forma en la que se está realizando la subasta de 5G está creando una escasez de espectro, aumentando los riesgos de un incremento al alza de los costes, lo que deja a las operadoras con menos recursos para desplegar las infraestructuras de esta nueva generación de telefonía móvil.

“Se está creando una escasez artificiar de recursos públicos, que está elevando el precio”, dijo Hoettges en la junta general de accionistas de Deutsche Telekom, advirtiendo de que al final no habrá dinero para la implantación de las redes de nueva generación.

En la misma línea, 1&1 Drillisch se ha visto en una fuerte sacudida bursátil durante los últimos días ante las dudas sobre su dividendo, si el precio de la subasta de 5G se acaba disparando. En la sesión del pasado jueves, sus títulos se dejaron cerca de un 15%, su peor jornada desde 2011. A pesar del leve rebote posterior, las acciones acumulan un retroceso anual del 27%. UBS indicó que esta evolución de las acciones está descontando unos precios caros en la subasta de espectro 5G.

En esta incertidumbre también se ha visto inmersa Telefónica Deutschland, que el pasado lunes registró su precio mínimo anual en Bolsa. Sus acciones ceden cerca de un 15% desde principios de año.

De todas formas, las cifras de la subasta en Alemania están todavía lejos de las alcanzadas en Italia a final del pasado año, y que sacudieron al conjunto del sector europeo de las telecos. Entonces, las operadoras transalpinas pagaron en su conjunto cerca de 6.550 millones de euros.

Normas