La CNMV aclara que no ha aprobado ninguna emisión de criptodivisas

Varias empresas en proceso de lanzar divisas virtuales emplean como reclamo la supuesta intervención del supervisor

CNMV bitcoin
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

El supervisor español de los mercados, la CNMV, está especialmente vigilante con las criptoemisiones u ofertas de divisas virtuales. El bitcóin, después de los máximos por encima de los 19.000 dólares por unidad de diciembre de 2017, se sitúa ahora alrededor de los 4.000 billetes verdes. Con todo, siguen abundando iniciativas que apelan a las criptomonedas para captar recursos del gran público. Pero ninguna de ellas ha recibido el visto bueno del organismo que preside Sebastián Albella.

Algunas empresas tratan de utilizar el reclamo de la CNMV para dar credibilidad a sus iniciativas, que en puridad no son ofertas pública y por tanto no requieren luz verde del supervisor. Las ofertas no son públicas y no necesitan un folleto cuando se dirigen exclusivamente a inversores cualificados, cuando establecen una inversión mínima de 100.000 euros, cuando van dirigidas a menos de 150 inversores o cuando suponen un importe total inferior a cinco millones de euros.

La aprobación de una oferta pública es, por lo tanto, mucho más estricta. De hecho, en los últimos tiempos ni siquiera las grandes empresas suelen vender acciones a los pequeños inversores en sus estrenos en Bolsa. La última vez que se les abrió la puerta fue en la OPV de Aena, que se ejecutó en febrero de 2015 como una privatización parcial.

Así, la semana pasada, “ante las informaciones publicadas en algunos medios de comunicación sobre posibles operaciones de captación de fondos de inversores a través de ICO (initial coin offerings)”, la CNMV aclaró que “no ha aprobado hasta la fecha ningún folleto informativo ni ha ejercido facultad alguna de autorización o verificación de ninguna operación de esa naturaleza”. El supervisor explicó que la actuación de la CNMV en relación con algunos proyectos de este tipo se ha limitado a confirmar que la oferta no se considera pública y que, por tanto, “la operación no requeriría aprobación de folleto informativo ni quedaría sujeta a verificación ni intervención previa de ningún tipo por parte de la CNMV”.

El vigilante español de los mercados reitera el elevado riesgo de pérdida del capital invertido en estas iniciativas

Es más, la CNMV ha solicitado que en la documentación que pueda ser entregada a potenciales inversores en este tipo de operaciones se indique que el documento “no es un folleto informativo ni ha sido objeto de ningún tipo de revisión por parte de la CNMV ni de ninguna otra autoridad administrativa o se incluya una frase similar”.

El pasado 26 de marzo, la CNMV recordó, además, su comunicado conjunto con el Banco de España fechado el 8 de febrero de 2018. Este hacía referencia, entre otros aspectos, “a la falta de regulación en este ámbito, al carácter transfronterizo del fenómeno, al elevado riesgo de pérdida del capital invertido, a posibles problemas de iliquidez, a la volatilidad extrema que puede afectar a este tipo de activos y a la posibilidad de que la información facilitada sea inadecuada”.

El supervisor insistió en el siguiente mantra respecto a este tipo de propuestas: “Es esencial que quien decida comprar o invertir en activos de este tipo o similares considere todos los riesgos asociados y valore si tiene la información suficiente para entender lo que se le está ofreciendo”.

Normas