BBVA: el reto de ratificar la confianza del mercado en un entorno incierto

El rating otorgado por Axesor a la entidad es de A+ con tendencia estable

BBVA: el reto de ratificar la confianza del mercado en un entorno incierto

BBVA es el segundo mayor banco de España por tamaño de activo, con un volumen al término del año de 676.689 millones de euros y una cuota de mercado de aproximadamente el 14% del crédito del sistema doméstico. Desde Axesor destacamos su robusta capacidad para cumplir con sus obligaciones frente a terceros; sus sólidos niveles de capital, por encima de sus comparables europeos, y el buen comportamiento de las métricas de crédito en las regiones donde opera, lo que nos lleva a calificar a la entidad con un rating de A+ con tendencia estable.

El banco afronta ahora el reto de ratificar la confianza del mercado en un entorno en el que la incertidumbre es creciente. A las dudas cada vez más extendidas sobre la fortaleza de la economía global y doméstica, se unen los diversos focos de inestabilidad política y el enésimo aplazamiento de la normalización de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo.

El fuerte posicionamiento internacional será una de las claves a la hora de afrontar ese desafío. La característica hasta ahora ha sido la de unos amplios márgenes, especialmente en las regiones emergentes. Al término de 2018, México representaba el 41% del resultado atribuido, destacando su avance en volúmenes y márgenes en los segmentos hipotecario y de consumo; España supuso el 24,8% de los beneficios; EE UU, un 12,6%; América del Sur, el 10,6%, y Turquía, la otra gran área de negocio, un 9,8%.

Otra ventaja de BBVA es su perfil de riesgo, que desde Axesor consideramos bajo. La entidad se caracteriza por una sólida capacidad de generación interna de capital y la eficiencia de costes. Su modelo de negocio está enfocado en el segmento retail, con una amplia base de depósitos por parte de sus clientes (375.970 millones de euros al término de 2018), si bien también desarrolla actividades de banca corporativa y de inversión. La entidad también se caracteriza por una gestión autosuficiente de sus filiales en materia de liquidez y financiación.

Hemos de destacar la continuada mejora de los resultados. Así, la entidad cerró el año con un resultado atribuido de 5.324 millones de euros, un 51,3% de mejora con respecto al año anterior. Si bien es cierto que buena parte de estas cifras se deben a la venta de la filial en Chile, el resultado excluyendo las operaciones corporativas se situó en 4.691 millones de euros, un 33,3% más que en 2017. Del mismo modo, el volumen de créditos dudosos se situó al término del año en 16.348 millones de euros, un descenso del 15,7% sobre 2017. La tasa de mora concluyó en el 3,9%, lo que implica una reducción de 61 puntos básicos durante el ejercicio completo.

Por último, las ratios de rentabilidad saldaron el año con un crecimiento de doble dígito (ROE del 11,6%), tendencia que en nuestra opinión tienen margen de mejoras adicionales.

En definitiva, consideramos que los niveles de capital de BBVA son adecuados además de situarse por encima de sus comparables internacionales. Así, la ratio de capital principal CET-1 fully loaded terminó el año 2018 en el 11,3%, impulsado entre otras, por la venta de la participación en BBVA Chile, superando holgadamente las exigencias del supervisor. La ratio de apalancamiento fully loaded fue del 6,4%, por encima de sus comparables.

Desde Axesor estimamos que BBVA se encuentra sólidamente posicionado para enfrentar los retos de gran magnitud en el sector bancario durante los próximos trimestres. Y el hecho es que, de momento, BBVA ha superado el primer examen de confianza ante el mercado: hace apenas unos días, logró colocar una emisión de 1.000 millones de euros de bonos convertibles rescatables a partir del año 2024 y con un cupón del 6%, inferior al que se barajaba inicialmente, con una demanda por parte de los inversores más de tres veces superior al volumen de la emisión.

Normas