Juul trae a España los vapeadores con los que arrasa en EE UU

La marca de cigarrillos electrónicos tiene una cuota de mercado del 70% en su país de origen

Una cajetilla de recargas de Juul.
Una cajetilla de recargas de Juul.

Juul, la startup estadounidense que ha revolucionado el mercado de los cigarrillos electrónicos, comenzará a vender los primeros dispositivos y recargas en España a partir de abril.
La firma, liderada en España por Javier Valle como director general, acelera su llegada al mercado nacional, prevista en un inicio para la recta final del ejercicio. Y lo hace con la intención de replicar el liderazgo del que goza en EE UU, donde su cuota dentro del mercado de cigarrillos electrónicos se eleva al 70%, por un 6% en el mercado total de tabaco. “Ese debería ser el objetivo aquí también”, afirmó ayer Valle en la presentación de la marca.

Eso supondría alcanzar unas ventas de 660 millones, teniendo en cuenta que el mercado español del tabaco alcanzó los 11.000 millones el año pasado. Por ahora, el mercado de los cigarrillos electrónicos genera en España unos 100 millones anuales, aunque las principales empresas del sector ya están presentes: Philip Morris con Iqos, Imperial Tobacco con MyBlue y ahora el líder en EE UU. “Queremos replicar en España el éxito conseguido en EE UU. Creemos que somos una alternativa para los diez millones de fumadores que hay en el país”, explicó Javier Valle. En este caso, el dispositivo no utiliza tabaco. Cada recarga líquida contiene 14 miligramos de nicotina, además de elementos como glicerina vegetal, propilenglicol y ácido benzoico, químicos habituales en las composiciones de este tipo de productos.

Según un informe del Ministerio de Sanidad británico, la reducción del daño en estos dispositivos llega al 95% en comparación con el realizado por los cigarrillos habituales. En este sentido, los portavoces de Juul insistieron en recalcar el mensaje de que sus productos "no son una puerta de entrada sino de salida al problema del tabaquismo". Su responsable de relaciones institucionales  en España, José Antonio Bonache, lamentó que España no se abra a presentar los cigarrillos electrónicos como alternativas a los fumadores de tabaco, algo que por lo que sí ha apostado el Reino Unido. En cambio, en zonas de EE UU como San Francisco se ha prohibido la venta de tabaco con sabores, incluidas las recargas de los cigarrillos electrónicos. "No estamos de acuerdo con esta recomendación. Creo que una sobrerregulación en Estados Unidos podría no ser beneficiosa", valoró uno de los cofundadores de Juul, Adam Bowen.

Juul ha combinado un éxito fulgurante con distintas polémicas por el consumo de sus dispositivos por parte de menores, que le valieron diversas advertencias de las autoridades que rigen el sector en EE UU. Como consecuencia de ello, apostará en España por un perfil bajo en su estrategia comercial y de marketing. Como describieron ayer sus responsables, sus productos se venderán solo en estancos, tiendas especializadas en cigarrillos electrónicos y por internet, y no tendrán perfiles en redes sociales ni harán campaña alguna. De momento, descartan llegar a grandes superficies como El Corte Inglés, más allá de los estancos presentes en sus centros, pese a que ello ralentice su crecimiento en el mercado.

“La prioridad en esta primera fase va a ser el control de la venta”, afirmó Javier Valle. En los puntos físicos, la venta siempre deberá ser validada en persona, y en su web, Juul requerirá al usuario subir una copia de su DNI y una foto en el momento de la compra. Juul, en la que Altria, matriz de Philip Morris en EE UU, invirtió 11.000 millones, comenzará sus ventas en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Málaga.

Normas