Uber da un impulso a su OPV al comprar Careem en Oriente Próximo

Demuestra que sigue fundiéndose dinero pero que también está dispuesto a gastar para crecer

'App' de Uber.
'App' de Uber.

La adquisición por parte de Uber Technologies de su rival de Oriente Próximo Careem Networks, por 3.100 millones de dólares, debería dar un impulso a su OPV. Demuestra que el grupo sigue fundiéndose dinero pero que también está dispuesto a gastar para crecer. Y, al reducir la competencia en esa pujante región, ofrece a los inversores potenciales algo menos de qué preocuparse.

En EE UU, su rival Lyft ha ganado cuota de mercado, hasta el 30%, según Second Measure. En el extranjero, Uber ha vendido sus filiales a rivales extranjeros a cambio de participaciones menores en ellos. Hace tres años, Uber cambió su negocio chino por casi un quinto de Didi Chuxing, y también cerró acuerdos con la rusa Yandex y la asiática Grab el año pasado.

Comprar Careem hará mella en las finanzas de Uber, que pagará 1.400 millones en efectivo y 1.700 millones en bonos convertibles, que se convertirán en acciones de Uber a 55 dólares por acción. Ya estaba fundiendo 1.000 millones al año, y en 2018 registró una pérdida neta de 1.800 millones, excluyendo los beneficios extraordinarios de las ventas. El precio, 3.000 millones, es un 50% más alto que la valoración de 2.000 millones de la ronda de financiación de octubre de Careem, según PitchBook.

Aún así, tiene sentido. Oriente Próximo es un mercado en crecimiento clave, con más del 40% de su población menor de 25 años, por lo que es más probable que utilice servicios de VTC. El acuerdo permite a Uber ponerse al día y reducir las promociones para captar conductores. Estaba disponible en menos ciudades y países que Careem, en parte debido a una prohibición temporal en Abu Dabi que no se levantó hasta noviembre.

Los ganadores más obvios son los apoyos de Careem, como Kingdom Holding, del príncipe saudí Alwaleed Bin Talal, y el grupo japonés Rakuten. Consiguen una salida parcial a buen precio, en un momento en que a Careem le habría costado salir a Bolsa, dada su falta de rentabilidad y la escasez de fondos de la región. Uber al menos tiene una historia de crecimiento que contar al llegar al mercado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas
Entra en El País para participar