Los ‘hedge funds’ de Dia presionan a Fridman para que suba la opa

Los más de 40.000 minoristas en el capital también exigen una mejora; se puede elevar el precio hasta cinco días antes de que termine la oferta

hedge funds dia pulsa en la foto

Pese a que Letterone –el fondo controlado por el magnate ruso Mijail Fridman que posee el 29% de Dia–venció en la junta de accionistas del miércoles, lo cierto es que la victoria no fue tan contundente como le hubiese gustado. Fue más bien un triunfo por incomparecencia, dado que el escaso cuórum del 54,3% –el más bajo de la historia de Dia como cotizada– le sirvió en bandeja la derrota del consejo.

Los hedge funds que entraron en la compañía al calor de la opa y los más de 40.000 pequeños inversores de Dia han comenzado a ejercer presión para que el magnate ruso suba su oferta. Necesita que dueños con un mínimo del 35,5% del capital acepten su oferta. Y cuenta solo con un disparo para lograrlo. En la junta varios particulares se quejaron amargamente del precio que consideran de derribo. Y una parte no despreciable de los accionistas votó la muerte de la empresa, al no apoyar ni la ampliación propuesta por el consejo ni la de Fridman.

DIA 0,65 -0,88%

Es el dilema del prisionero. Los accionistas se juegan recibir 0,67 euros por acción, cuando llegó a un máximo de más de 7 euros en abril de 2015, o perderlo todo. Fridman puede tener que decidir entre subir la oferta o naufragar en su guerra por el control del grupo. Ya sufre unas minusvalías latentes de casi 700 millones tras haber comprado a una media de 4,3 euros por acción.

Subir la oferta 0,1 euros por título supondría para Fridman una inversión adicional de 22 millones si acuden propietarios del 35,5%. En el casi imposible caso de que dueños del 71% de Dia fueran a la oferta, la inversión subiría en 44,2 millones: el coste total máximo para Letterone sería de 340 millones. Y el fondo del inversor ruso contará con un as en la manga: la normativa sobre opas le permite conocer casi en tiempo real la aceptación. “Las entidades que actúen por cuenta del oferente comunicarán diariamente las declaraciones de aceptación recibidas (...) al oferente”, explica el real decreto.

Letterone puede además mejorar la opa “en cualquier momento anterior a los últimos cinco días naturales previstos para su aceptación”. Si la aceptación es pobre, subirá el precio antes de su culminación, señalan fuentes financieras.

El perfil del accionista de Dia ha cambiado radicalmente. Entre el 5 de febrero, cuando se anunció la opa, y el día 11 de ese mes cambiaron de manos unos 109 millones de acciones de Dia, un 17% del total. Entre esas dos fechas Dia cotizó por encima de los 0,67 euros. Los fondos que entraron entonces no tienen incentivos para vender sus títulos al inversor ruso con pérdidas.

Fridman necesita un amplio respaldo de los accionistas de Dia en su opa. Para evitar lanzar la oferta al precio más bajo que pagado en los últimos 12 meses –3,73 euros en octubre–, Fridman se acogió al artículo 8 letra efe de la norma de opas, que exige que la oferta tenga una aceptación de, al menos, el 50% de capital no controlado por el oferente. Es decir, un 35,5% del total, que lleve a Fridman a controlar al menos el 64,5% de la sociedad.

Aún no se conoce el porcentaje exacto del capital que apoyó los postulados de Fridman en la junta (la empresa tiene hasta el lunes para comunicarlo), pero ni siquiera en el imposible caso, en la práctica, de que todos los asistentes –con un 25,3% del capital– le vendan las acciones logrará que su opa triunfe. Necesitará convencer a los hedge funds.

Las presiones de estos ya comenzaron con su ausencia en la junta y se prolongarán durante las próximas semanas.

Mientras, la CNMV aún no ha dado el visto bueno a la opa. La admitió a trámite el pasado 8 de marzo. Desde entonces, el supervisor cuenta 20 días hábiles para dar luz verde al folleto, si bien, el plazo se reinicia cada vez que requiere un papel a Letterone. Con todo, fuentes conocedoras de la marcha de la probación afirman que es previsible que esté lista a mediados de abril.

Una vez la CNMV dé el sí a la opa, habrá entre 15 y 70 días de aceptación, aunque el socio director de la división de retail de Letterone, Stephan DuCharme, ha explicado a analistas y fondos que será el plazo más breve para que se pueda ejecutar a tiempo el remedio para los fondos propios negativos. En principio, un préstamo participativo que se transformará en capital cuando se ejecute la ampliación comprometida por Fridman de 500 millones si el inversor llega a un acuerdo con la banca.

El apoyo de los fondos es imprescindible, toda vez que Fridman pudo constatar en la junta el rechazo de los minoristas a su plan.

La banca se reunirá con Letterone la próxima semana

La banca acreedora de Dia –en concreto, el G4 formado por Santander, BBVA, Barclays y Société Générale– se reunirá la próxima semana por primera vez con Letterone después de que el primer accionista del grupo se impusiese en la junta del miércoles. El grupo de 12 entidades mantuvieron una reunión el miércoles. Pactaron reiniciar las negociaciones con el objetivo de alcanzar un pacto antes del 30 de abril, como publicó ayer CincoDias. El principal escollo es la amortización 247 millones de los 912 de deuda bancaria que Letterone rechaza.

Normas