Las Bolsas suben más del 10% en el año con volúmenes propios del mes de agosto

La negociación cae de media más del 20% en el mercado europeo. En España, el dato diario de marzo es comparable al del pasado verano

Las Bolsas suben más del 10% en el año con volúmenes propios del mes de agosto pulsa en la foto

Las Bolsas no han hecho más que subir desde los mínimos marcados a finales de 2018, cuando más intenso se hizo el temor a una llegada acelerada de la recesión. Los mercados globales de renta variable registran el mejor inicio de año desde 1998, con alzas que rondan el 16% desde esos mínimos de diciembre y que, en el balance de lo que va de año, superan con solidez el 10% en los principales índices de Estados Unidos y Europa.

La clave de los ascensos ha sido la expectativa de un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y la relajación de la política monetaria de los bancos centrales, en especial de la Reserva Federal estadounidense, que ha dado un paso atrás en la prolongación de las subidas de tipos.

Sin embargo, las alzas bursátiles no están acompañadas de un robusto volumen de negocio que pueda ser reflejo del optimismo de los inversores. Aun al contrario, se han producido con pies de plomo y con reducidos volúmenes de negociación, más propios de un mes de agosto que de un momento de bonanza bursátil. Y esa debilidad en los volúmenes de contratación es generalizada entre las Bolsas internacionales y va más allá de la pérdida de cuota que están sufriendo operadores nacionales como BME ante el avance de plataformas alternativas de negociación como Turquoise, Bats CXE o Chi-X.

El volumen efectivo medio de negociación diaria en renta variable en la Bolsa española en este mes de marzo es de 1.642 millones de euros, según datos de BME. En jornadas como las de este pasado lunes y martes, el volumen negociado apenas superó los 1.450 millones de euros, niveles comparables a los del pasado agosto, el mes en el que tradicionalmente es más reducida la negociación y más propicia la volatilidad. El dato diario medio de lo que va de marzo es un 30% inferior a la cifra diaria de negociación del mismo mes anterior, en un retroceso común al conjunto de mercados.

Las dudas sobre el crecimiento están frenando la decisión de los gestores de apostar con convicción por la renta variable

Según datos de la Federación Mundial de Bolsas, el volumen negociado en enero y febrero en Deutsche Boerse desciende el 22,6% frente al acumulado en los dos primeros meses del año anterior. El retroceso en ese mismo período es del 16,7% en Euronext; del 26,3% en la Bolsa de Londres; del 12,3% en el NYSE neoyorquino y del 26,9% en el Shanghai Stock Exchange, frente al 24% en el año que se revaloriza el Shanghai Composite.

“Los volúmenes son propios de un mes de agosto. Los inversores no terminan de creerse el rally”, explican en el departamento de renta variable de un banco estadounidense, donde detectan un descenso en la negociación en el conjunto de la Bolsa europea de más del 20% en el año.

“El volumen no está acompañando a las subidas, hay mucha gente que se está quedando al margen ante un escenario de bajo crecimiento”, añade Juan Fernández-Figares, director de análisis de Link Securities. La última encuesta entre gestores que realiza BofAML es una clara muestra de ese escepticismo, al revelar que los grandes fondos han rebajado su exposición a la renta variable a mínimos de 2016. Solo las señales de una mejoría económica ayudará a elevar la negociación. “Hemos visto una ligera mejora de la contratación en las últimas dos semanas. La macro se va a estabilizar”, añaden fuentes financieras.

Normas