España tendrá un déficit de más de 100.000 jóvenes cualificados en diez años

Las multinacionales piden un pacto de Estado por la educación que se ocupe de formar a los futuros trabajadores en las áreas que se van a necesitar

Empleo joven cualificado pulsa en la foto

"Es urgente que los partidos políticos se pongan de acuerdo para hacer un pacto de Estado por la educación", ha reclamado hoy el presidente de Ericsson, José Antonio López, quien también es vicepresidente de la Fundación I+E, un foro donde un grupo de multinacionales se ha reunido para divulgar las medidas y los cambios que en su opinión se necesitarían para que las principales compañías del mundo consideren a España atractiva a la hora de crear centros produtivos y de I+D+i.

¿Por qué hizo López esta petición? La respuesta es contundente y se encuentra un estudio del catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, para ManpowerGroup. Según las cifras de este documento presentado ayer, en los próximos diez años van a hacer falta entre 2,5 y 2,6 millones de empleos cualificados para todas las edades, de los que entre medio millón y 665.000 serán para cubrir los nuevos puestos que se generen en los próximos diez años.

De estos nuevos empleos que se van a generar, entre 201.000 y 243.000 estarán destinados a jóvenes de entre 16 y 34 años (entre el 41% y el 50% del total).

Así, si se suman los actuales trabajos cualificados ocupados ya por jóvenes a los nuevos que se generarán, en 2028 la demanda de empleo especializado para este colectivo ascenderá a 687.000 empleos en total.

Sin embargo, ni las previsiones demográficas ni el actual sistema educativo parece que vayan a contribuir a proporcionar tantos profesionales preparados para las áreas en las que se van a necesitar. De hecho, los números en los que se basan las multinacionales de la Fundación I+E para lanzar esta alerta sobre un pacto educativo indican que España no podrá cubrir entre 85.000 y 104.000 empleos de jóvenes cualificados de los 687.000 que serán necesarios hasta 2028. Esto supone que entre el 13% y 15% de la demanda total de este tipo de puestos para jóvenes no se cubrirá.

El estudio de Oliver maneja estas horquillas porque ha calculado tres supuestos distintos de creación de empleo y crecimiento de la economía distintos. Si bien todas estas hipótesis recogen un saldo migratorio neto hasta 2028 de  250.000 personas anuales, algo que es excesivamente optimista para este catedrático. De hecho, el autor de este trabajo ha precisado que los déficit de mano de obra jóven en diez años podrían ser mayores, si no se cumple este saldo neto de inmigrantes o también en el caso de que se cumplieran en volumen este crecimiento de la población inmigrante pero el nivel formativo de las nuevas llegadas no fuera el que necesita la economía espñola.

En el lado contrario, las necesidades no cubiertas de empleo cualificado entre los jovenes serían inferiores a las planteadas si aparecieran nuevos aumentos de productividad de la economía; si los avances del empleo y el PIB fueran menores de los considerados o si se produjera movilidad entre las distintas regiones y edades.

Dónde habrá más dificultades

¿Qué puestos cualificados serán los que tengan más dificultades para ser cubiertos por jóvenes en los próximos diez años? Los técnicos en operaciones de tecnologías de la información serán los que tengan mayores dificultades para cubrir toda la demanda. Concretamente, los datos de este estudio apuntan a que en diez años no habrá jóvenes formados para cubrir el 18,1% de estos puestos. Le seguirán los profesionales de ciencias físicas, químicas, matemáticas e ingenierías (conocidas como profesiones STEM por sus siglas en inglés), que tendrán un déficit de empleo joven cualificad del 17,8% (ver gráfico).

El presidente ejecutivo de ManpowerGroup, Raúl Grijalba, advirtió que “en la actualidad no tenemos los suficientes jóvenes estudiando y preparándose para el cambio de tendencia que anuncian las empresas”, que pasarán de necesitar perfiles de hostelería y turismo a otros claramente más digitales. Por ello, hizo “un llamamiento a la acción” para actuar en el sector educativo porque “aún estamos a tiempo”, dijo.

 

 

 

 

Normas