El reparto de dividendos de Iliad parece precario

Ahora que el accionista mayoritario Xavier Niel ha retrasado el objetivo de flujo de caja para 2020, la promesa de grandes pagos a los accionistas se aleja todavía más

Cables en el interior de un centro de datos de Iliad.
Cables en el interior de un centro de datos de Iliad. Reuters

Iliad ha estado quemando dinero en efectivo como si fuera una recién llegada. Sin embargo, el operador telefónico carece del prodigioso crecimiento de los ingresos máximos que suelen promocionar las jóvenes empresas de tecnología. Ahora que el accionista mayoritario Xavier Niel ha retrasado el objetivo de flujo de caja para 2020, la promesa de grandes pagos a los accionistas parece aún más lejana.

El magnate es en gran medida responsable de una guerra de precios de los móviles franceses que los accionistas odian pero que los consumidores adoran. Los resultados de todo el año mostraron que los ingresos de Iliad en Francia, su país de origen, se redujeron un 1,9%, lo que supone unos 4.800 millones de euros. La causa principal se halla en la pérdida de suscriptores frente a competidores como SFR, de Altice.

Los inversores esperaban que la empresa despilfarrara dinero en efectivo, dando a Niel los recursos para financiar una incursión italiana deficitaria y recompensando a los accionistas que se han mantenido fieles a él mediante la reducción a la mitad de la cotización de las acciones en el último año. Pero Niel ahora dice que el ebitda francés menos el capex, una medida de flujo de caja, será de 800 millones de euros en 2020, en lugar de 1.000 millones de euros. Podría lograrlo si las ventas crecen un 4% al año en Francia y el margen alcanza el objetivo del 40% de la empresa, con un ebitda para 2020 de 2.100 millones de euros en su mercado doméstico. Si el gasto de inversión se reduce un 10% al año hasta entonces, a 1.300 millones de euros, quedan 800 millones en efectivo.

Hay dos problemas. En primer lugar, las ventas podrían disminuir. Después, incluso si Niel alcanza su objetivo revisado, puede quedar poco para los inversores: si, por ejemplo, un tercio de la liquidez prevista se destinara directamente a los accionistas en 2020, el rendimiento sería del 5% a precios corrientes. Esto es más bajo que el de otros operadores de telecomunicaciones como BT, Vodafone o Telefónica.

Normas