Mercado inmobiliario

El precio de los solares cae por primera vez en cuatro años

El descenso puede anticipar un abaratamiento de las casas en el medio plazo

Vivienda pulsa en la foto

El precio medio de los solares en España descendió el pasado año por primera vez desde 2014, momento tras el que el sector empezó poco a poco su recuperación. En concreto, en el conjunto de 2018, el valor del suelo se situó en los 159,7 euros el metro cuadrado, un 1,6% menos que un año antes, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Fomento. Si se analiza únicamente el cuarto trimestre del año, la estadística del Fomento revela que los precios subieron un 3% respecto al mismo periodo de un año antes.

Estas cifras del valor del suelo contrastan con los precios de la vivienda en España, que el pasado año registraron el mayor repunte de la última década, según los datos del índice de precios de vivienda del INE (ver gráfico).

Teniendo en cuenta que el suelo constituye la principal materia prima en la edificación, su valor es determinante a la hora de anticipar cómo oscilará el precio de las casas. En ese sentido, se podría esperar que la ligera depreciación del suelo anticipe en el medio plazo un descenso en el valor final de la vivienda. Una tendencia en línea con las previsiones del sector que, tras un año récord, apuntan mayoritariamente a una moderación en los precios.

En 2018, el suelo urbano se depreció en ocho de las 17 comunidades autónomas, aunque con muy distinta intensidad. Cantabria fue la región donde más bajó el precio de los solares (un 17,1% menos respecto a un año antes) –tras dos años consecutivos creciendo a doble dígito–, seguida por Castilla-La Mancha (-7,3% de media en el año).

Resalta la posición de Cataluña, que ocupa el tercer puesto en el ranking con una caída del 6,1% en el conjunto del año, tras un 2017 en el que el suelo se había revalorizado un 4%. Centrando el foco, la provincia de Barcelona, cuyo mercado inmobiliario ha estado muy tensionado en los dos últimos años, registró un descenso mayor al de la media catalana: allí el precio de los solares bajó un 7,7% respecto a 2017, hasta los 224 euros el metro cuadrado.

El suelo de las islas, otra de las zonas donde el mercado residencial ha sido especialmente dinámico, tendió a estabilizarse el pasado año (con descensos en ambos casos que no llegaron ni al 1%), hasta los 265 euros el metro cuadrado en Baleares y los 198 euros en Canarias.

En cambio en la Comunidad de Madrid, que ha experimentado el sobrecalentamiento en vivienda de forma más tardía que Cataluña y Baleares, los suelos urbanos siguieron encareciéndose el año pasado: un 1,5% (hasta los 295 euros). Si se analizan los municipios dentro de la región de más de 50.000 habitantes, entonces el repunte en el precio fue mucho mayor: de un 11,7% hasta los 521 euros.

Las mayores alzas del año se registraron en el mercado gallego (+13%), el riojano (11%) y el aragonés (10%). A escala nacional, los solares transmitidos fueron más numerosos y más grandes. Las operaciones crecieron un 5,4% hasta las 21.901, mientras que la superficie total aumentó un 17,5%.

Las regiones más dinámicas a final de año


Más allá del análisis del conjunto del año, las comunidades autónomas que registraron los mayores repuntes en el cuarto trimestre del pasado fueron País Vasco, Galicia y Navarra, donde el suelo urbano se encareció un 29%, 25% y 24%, respectivamente, en comparación con el mismo periodo de 2017.

Provincias más y menos caras.
En el último trimestre de 2018, los precios medios más elevados se registraron en Madrid (513,8 euros), Barcelona (425,9), Granada (383) y Zaragoza (346,3). Los más económicos, en Coruña (74,9), Castellón (90,9) y León (124,5).

Normas