Un ‘sandbox’ para liderar la innovación financiera

Es importante que el nuevo Gobierno que surja de las elecciones saque adelante espacios de prueba que, según los cálculos de la Asociación Española de Fintech, generarían 5.000 puestos de trabajo e inyectaría 1.000 millones de euros de inversión en el mercado español

De unos años a esta parte, la industria financiera ha experimentado un cambio radical. La transformación digital, liderada por las fintech, ha contribuido a dibujar un panorama totalmente diferente para el consumidor. Sin embargo, esto es solo la punta del iceberg, ya que la innovación de las fintech puede ir mucho más allá, pero, para ello, es necesario un elemento del que se ha hablado mucho durante las últimas semanas: el denominado sandbox regulatorio.

Antes de nada, conviene explicar que el sandbox sería un espacio controlado de pruebas en el que las fintech podrían poner en marcha sus últimas innovaciones y valorar su impacto en el mercado y en la sociedad, sin verse encadenadas por una regulación que no puede evolucionar a la misma velocidad que la industria. Gracias a su sandbox particular, Reino Unido pudo liderar la innovación fintech en la Unión Europea. Ahora, el Brexit abre la puerta a que otro mercado herede esta posición, y España está en una situación de privilegio.

Así, bajo gobiernos de signo distinto, hemos apostado por la innovación y el liderazgo en la industria financiera, dando los pasos necesarios para la creación del sandbox. De hecho, aunque aún queda trabajo por delante, hace unos días el Consejo de Ministros dio su visto bueno al anteproyecto de Ley para la transformación digital del sistema financiero, lo que sitúa al sandbox en la antesala de su aprobación por el Ejecutivo para su posterior remisión a las Cortes.

En la actualidad, el talento español cada vez esté ganando más presencia en los puestos de más responsabilidad de las principales instituciones económicas. En paralelo, la industria fintech española está creciendo rápidamente para dar respuesta a una sociedad que demanda una transformación del sector financiero, recurriendo cada vez más a servicios como el del lending online. Si a todo eso le sumamos la posibilidad de que España sea una puerta de entrada al mercado latinoamericano, contamos con todas las piezas necesarias para ser una potencia mundial líder en el sector fintech.

Ahora, es importante que el nuevo Gobierno que surja de las elecciones retome el trabajo para, a través del consenso con las distintas fuerzas políticas, sacar adelante un sandbox que, según los cálculos de AEFI (Asociación Española de Fintech e Insurtech), generaría 5.000 puestos de trabajo e inyectaría 1.000 millones de euros de inversión en el mercado español tras dos años de funcionamiento. Si logramos reunir el consenso y el trabajo de todos en torno a esta iniciativa de país, podremos tomar el testigo de Reino Unido y convertirnos en protagonistas del sistema financiero del futuro.

 Jorge Bardón es director general de IPF Digital Spain y vicepresidente de AEFI

Normas