El usuario electrointensivo será el que haya consumido más de 40 GWh en dos años

El Gobierno utlima el estatuto para la gran industria, crea dos categorías y mide el consumo en función del valor bruto de la empresa titular de la planta

energía usuario electrointensivo
Fábrica de Alcoa, en Avilés.

La propuesta de real decreto que establece el llamado Estatuto de los Consumidores Electrointensivos, que el Ministerio para la Transición Ecológica lanzará en breve a consulta pública, impone como requisito para formar parte de esa categoría "estar conectado en alta tensión,  tener contratada la energía en el mercado de producción y disponer de un contrato de acceso a la red aplicando una tarifa que diferencia seis periodos tarifarios" (estos se definieron en la orden de peajes de septiembre de 2007)..

Según el texto al que ha tenido acceso Cinco Días , la categoría de consumidor (se distingue entre el electrointensivo y el hiperelectrointensivo) se otorgará "por punto de suministro de suministro, de acuerdo a dicha condición y con la siguiente: "haber consumidor durante, al menos dos de los tres años anteriores un volumen anual de energía eléctrica superior a los 40 GWh y en las horas correspondientes al sexto periodo tarifario, al menos, el 50% de la energía. 

El consumo (se tendrá en cuanta también el autoconsumo) se medirá respecto al valor añadido bruto de la empresa. Este cociente deberá ser superior a 2,5 euros kWh. Si es superior a 5 euros KWh, el consumidor tendrá la calificación de hiperelectrointensivo, lo que implicará mayores ventajas. El cálculo se realizará en base al promedio de consumo eléctrico y el valor añadido bruto de los tres últimos años disponibles. Para ello, las empresas deberán disponer de los correspondientes equipos, sistemas y comunicaciones.

El Estatuto descarta la aplicación de una tarifa especial para la industria, que contarán con una nueva subasta de interrumpibilidad que el Gobierno está diseñando y se celebrará en el mes mayo para el segundo semestre.

El Estatuto implica derechos (un incentivo en la factura eléctrica) y deberes relativos a la eficiencia, el ahorro, la innovación y una bajada de los derechos de emisión. El objetivo es colaborar con las instalaciones para que logren contratos estables de suministro (PPA) a largo plazo con la ayuda de la Administración.

Normas