Banca

La banca pierde al año 8.000 millones por los bajos tipos

Las entidades financieras europeas ceden competitividad frente a las de EE UU

Sede Banco Central Europeo
Sede Banco Central Europeo EFE

Los bajos tipos de interés impuestos por el Banco Central Europeo (BCE) son las responsables de la baja rentabilidad en general de todos los bancos europeos. Eso es al menos lo que asegura David Folkerts-Landau, jefe de investigación y economista jefe de Deutsche Bank en un informe sectorial sobre la situación de la banca europea, desarrollado en un total de 29 páginas, en las que se incluyen varias conclusiones, y en la que destaca que esta política de bajos tipos debilita el negocio de las entidades financieras europeas, y por lo tanto de su rentabilidad.

Deutsche Bank calcula que la banca europea deja de ingresar más de 8.000 millones de euros al año con esta política de tipos de interés incluso negativos. La política de tasas negativas del BCE ha creado un “olor a pánico” que ha erosionado la confianza entre inversores y ahorradores al tiempo que penaliza a los bancos europeos por unos 8.000 millones de euros por año, explica el documento del banco alemán.

El informe de Deutsche Bank hace mención a lo que ya muchos expertos, e incluso supervisores vienen avisando desde hace tiempo, los bancos europeos reducen su capitalización, mientras que los grupos financieros estadounidense crecen año a año, lo que representa un peligro para el sector financiero del Viejo Continente.

Deutsche, de hecho, explica que la europea ha perdido dos quintas partes de su valor de mercado desde la introducción de tasas negativas en 2014, la misma cantidad que han ganado los bancos de Estados Unidos.

El temor es que la banca siga perdiendo peso en Europa, y por lo tanto en la financiación que ofrece a las economías de los diferentes países del continente, aún muy importante para la industria. Reflexiona sobre la oleada de cierre de oficinas, recorte de las plantillas de los bancos, y de operaciones corporativas. “En este punto, debería haber serias dudas sobre si, en estas condiciones, los bancos europeos podrán competir internacionalmente con las instituciones estadounidenses”, dijo Folkerts-Landau. El informe se publica justo cuando Deutsche mantiene conversaciones con Commerzbank para su fusión. 

 

Normas