Francis Stenning: “España ha apostado por invertir en sectores no tradicionales de Perú”

Aprecia que frente al interés general por la minería, las empresas han apostado por la banca, la telefonía o la energía

El 18% de la inversión directa extranjera en el país sudamericano es española

Francis Stenning Perú
Francis Stenning, presidente de inPerú, gerente general de la Bolsa de Valores de Lima y de la Federación Iberoamericana de Bolsas.

Perú quiere ampliar sus inversores y, sobre todo, los sectores que atraen la mayor parte del capital extranjero. Hasta ahora, la minería había sido el objeto de interés de la gran mayoría de inversores en el país, a excepción de España. Sin embargo, Perú quiere que el capital llegue también a las infraestructuras debido al “gran déficit” nacional en este sentido, según subraya Francis Stenning, presidente de inPerú, gerente general de la Bolsa de Valores de Lima y presidente de la Federación Iberoamericana de Bolsas. Por ello, en los últimos días de febrero realizó una gira por Europa para presentar los principales proyectos del país.

¿En qué consiste la cartera de proyectos de inversión en la que trabaja el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima y que acaba de presentar en Madrid?

El Gobierno ha presentado su cartera global, es decir, todo el potencial que puede existir de aquí al bicentenario [de la independencia de Perú, en 2021], que engloba un paquete de proyectos relacionados con el sector extractivo y representa una inversión de entre 10.000 y 20.000 millones de dólares (8.900 y 17.800 millones de euros) en el tiempo. También incluye otros proyectos, de entre 40.000 y 50.000 millones (35.500 y 44.400 millones de euros), vinculados al desarrollo de infraestructuras. Independientemente de esto, estamos acompañados de Proinversión, que actúa como banco de inversión para el Ejecutivo y cuenta con una cartera de proyectos para este año de entre 3.000 y 4.000 millones dólares (entre 2.600 y 3.500 millones de euros). Los más relevantes son de aeropuertos y trenes de cercanías. Además, el Gobierno ha destacado la necesidad de dar relevancia a sectores distintos a los tradicionales de la economía de Perú, que ha estado muy vinculada a los proyectos extractivos; pero hoy hay mucho interés en entrar en el sector agroindustrial, de energías renovables o de construcción.

¿Qué factores sitúan a Perú como un destino atractivo para la inversión?

Principalmente, los fundamentos de la economía y del país en general. En los aspectos de estabilidad macroeconómica, Perú ha destacado en la región al mostrar tasas atractivas de crecimiento en distintas coyunturas políticas o de crisis en los mercados internacionales. Por otra parte, destaca su sistema democrático, pues ha demostrado una resistencia a todo tipo de tendencias políticas de las que ha salido fortalecido. Y, por último, Perú representa una oportunidad como país proveedor de recursos naturales, además del avance realizado hacia otros sectores.
Por otro lado, es clave la posición geopolítica: situado en la costa pacífica de América Latina–con un rápido acceso a economías asiáticas–, muy bien interconectado con los países del resto del mundo y facilitando la interconexión con el resto de Estados de la región gracias a la buena infraestructura de telecomunicaciones y accesibilidad a estos que tiene. Además, Perú cuenta con un sistema financiero sólido y muy versátil. La economía maneja moneda local y extranjera, y la Constitución marca un tratamiento muy igualitario entre la inversión nacional y la extranjera.

¿Qué importancia tiene España como inversor en Perú?

De un stock de más de 20.000 millones de dólares [17.700 millones de euros] de inversión directa extranjera, destaca la española, que alcanza el 18%. En cifras absolutas, serían alrededor de 5.000 millones de dólares [4.400 millones de euros]. Además, si se considera la reinversión, la cifra se duplica. Adicionalmente, España cuenta con unas 600 empresas con presencia en Perú.
Tradicionalmente, la inversión procedente de otros países ha ido destinado a explotación de recursos naturales, mientras que España ha destacado por su inversión en los sectores en los que ya tiene relevantes empresas: telefonía, banca (través de BBVA con una sociedad con un grupo local y Banco Santander) y las empresas eléctricas o vinculadas al sector de energía, como Repsol. Son sectores con un perfil distinto porque tienen un gran contacto con el consumidor final, lo que ha hecho que España esté más expuesta y sus inversiones hayan tenido más visibilidad.

Las empresas de Reino Unido y China están acelerando sus inversiones en Perú; ¿amenazan la hegemonía de España?

El éxito económico logrado por Perú en las dos últimas décadas ha generado una mayor atracción desde otros países. Dado el crecimiento que ha tenido China, es natural su presencia en la cartera de inversión de los países de todo el mundo, fundamentalmente de los emergentes. Además, tiene un gran interés por los recursos naturales. Por tanto, creo que va a seguir presente en la región.
Reino Unido también ha sido un inversor histórico en la zona y creo que está encontrando oportunidades, como su participación que en los próximos Juegos Panamericanos. La diferencia entre la inversión española y la británica no es muy grande y creemos que vienen proyectos mineros, fundamentalmente de capital británico, que van a mantener la presencia de Reino Unido. Pero España tiene una tremenda oportunidad, no solo por el perfil de inversión en sectores distintos a los tradicionales, sino porque conoce el mercado y tiene un nivel de penetración distinto al de otros de países, así como unas inversiones más abultadas por el tipo de proyectos que maneja. España tiene muchas oportunidades y una gran ventaja al conocer Perú y tener experiencia.

En el contexto global, hay un auge de los populismos y una gran incertidumbre. ¿Cómo puede afectar a las economías iberoamericanas?

El año pasado fue atípico en el sentido de las altas volatilidades por lo que sucedió a en las grandes economías del mundo. Vamos a seguir viendo mucho de eso, y no percibo que la volatilidad vaya a corregirse en el corto plazo. El Brexit, por el efecto distorsionador que puede tener en la comunidad europea, o el progreso en las relaciones entre EE UU y China son temas que nos van a seguir afectando.
Por otra parte, respecto a los temas de populismo vistos como gestión de gobierno y su posible incidencia en la economía de la región, creo que Perú ha probado distintas tendencias políticas en su historia reciente y ninguna de ellas ha afectado las bases económicas o dañado la economía. Tenemos una cierta resistencia a esos temas. Sin embargo, tampoco podemos olvidar que vivimos de la reputación de la zona. En los mercados financieros, los fondos suelen participar en los países por bloques. En nuestro caso es el de Latinoamérica, donde Brasil tiene un rol particular y su peso dentro de los índices es importante. Según cómo le vaya a los países más grandes, será el impacto en nuestra economía. Estamos sujetos a la volatilidad, pero Perú está preparado porque ya tiene todos los elementos para seguir ganando.

¿Qué facilidades ofrece la Bolsa peruana frente a otros parqués vecinos?

La Bolsa de Lima es un mercado que ofrece grandes facilidades en términos de acceso, de manejo de monedas, con cotizaciones en distintas divisas, o para la propia región, al estar integrada con la Bolsa de Chile, Colombia y México a través del MILA. Todo eso hace que ofrezcamos una buena plataforma, muy versátil y útil. Además, estamos implementando el mercado de bienes raíces a través de los bits o las fibras (cuotas de inversión en bienes raíces). Tenemos una gama muy amplia de productos y una facilidad tremenda para que los inversores puedan entrar.

Normas