La apuesta de Buffett por las aerolíneas no son castillos en el aire

La consolidación y una fijación de precios más inteligente han hecho que la industria sea más resistente

Un avión de Southwest Airlines en San Diego (California, EE UU).
Un avión de Southwest Airlines en San Diego (California, EE UU).

Ha cambiado el Oráculo de Omaha su visión de que las aerolíneas son una “trampa mortal” para la inversión? La compañía de Warren Buffett, Berkshire Hathaway, posee ahora participaciones en algunas de ellas, y no descarta comprar una directamente. Podrían ser las aerolíneas las que hayan cambiado, sin embargo. La consolidación y una fijación de precios más inteligente han hecho que la industria sea más resistente.

Buffett dijo a los inversores en 2013 que los altos costes fijos y la volatilidad de los precios de las materias primas le hacían escéptico de cara a invertir en aerolíneas comerciales. Dijo que probablemente se mantendría alejado, a menos que la industria se redujera a una sola aerolínea y no hubiera ninguna regulación, y bromeó con que un capitalista debería haber derribado el invento de Orville Wright.

Luego vinieron las participaciones en American Airlines, United Continental y Southwest Airlines. A principios del año pasado, Buffett dijo a CNBC que incluso consideraría comprar una aerolínea completa, para que estuviera junto a otras compañías de su cartera como el productor de dulces See’s Candies y la aseguradora Geico. La semana pasada, Southwest reconoció públicamente un rumor de que Buffett podría estar interesado en comprar la aerolínea con sede en Dallas por 30.000 millones de dólares, aunque no lo corroboró.

Podría ser menos por que Buffett haya cambiado y más por que lo hayan hecho las aerolíneas. Los precios del petróleo, una gran parte de sus costes fijos, cayeron drásticamente a finales de 2014. Eso ayudó a que el retorno sobre el capital invertido de la industria mejorara su coste promedio ponderado de capital en 2015 por primera vez en décadas, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo.

Otros cambios deberían ser más duraderos. La consolidación ha hecho que las aerolíneas sean más eficientes. La proporción de asientos ocupados aumentó al 82% en 2018, en comparación con el 69% de dos décadas antes, según la IATA. Las aerolíneas también han encontrado maneras de incrementar ingeniosamente las tarifas. Por ejemplo, los cobros por equipajes ascendió a unos 464 millones de dólares para las empresas de Estados Unidos en 2007. A finales de 2017, ese número se había multiplicado por 10, según la Oficina de Transporte.

Southwest es una de las que tienen un rendimiento de capital superior a su coste de capital, del 13,5% el año pasado, según datos I/B/E/S de Refinitiv. Las aerolíneas siguen siendo vulnerables a los tambaleos económicos: el cierre del Gobierno federal de Estados Unidos en diciembre dio lugar a una advertencia de Delta Air Lines que provocó unas cuantas canas en los inversores de las aerolíneas. Pero que Buffett haga esa apuesta, puede que hable menos de su cambio de opinión y más de que los transportistas están perdiendo parte de su exceso de equipaje.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas