Neinor descarta su plan de crear una socimi por el rechazo de los fondos accionistas

La empresa consultó el lunes a 10 de sus mayores inversores

Juan Velayos, consejero delegado de Neinor.
Juan Velayos, consejero delegado de Neinor.

Todo estaba preparado para que ayer el consejo de administración de Neinor aprobase el plan por el que la inmobiliaria iba a entrar en el negocio del alquiler de viviendas. Pero en el último momento dio marcha atrás, después de que el consejero delegado de la promotora, Juan Velayos, presentara el proyecto a los grandes fondos accionistas, que mayoritariamente se mostraron contrarios a crear una socimi dedicada al arrendamiento de casas, según explican fuentes del sector y confirman fuentes cercanas a la empresa.

Velayos hizo una ronda de contactos con alrededor de una decena de los mayores accionistas de la inmobiliaria. El consejero delegado contaba con el respaldo previo de Adar, representado por dos miembros en el consejo de administración, y que cuenta con el 28,6% del capital de la empresa. El ejecutivo fue explicando a estos fondos internacionales su proyecto, adelantado la pasada semana por Cinco Días, con sus ventajas e inconvenientes. Pero mayoritariamente le fueron contestando que preferían el actual modelo de negocio, el de una promotora pura de viviendas, sin entrar en el negocio patrimonialista. “Respondieron que si el negocio iba bien, por qué se iba a cambiar”, señalan esas fuentes. Y es que el proyecto debía recibir el visto bueno de la mayoría en junta de accionistas.

La idea de Velayos y del fondo Adar era entrar en esa nueva actividad de construir casas y quedárselas en propiedad para ponerlas en alquiler, en vez de venderlas a particulares. Para ello, se crearía una filial de Neinor, con la figura fiscal de socimi o de otra menos conocida llamada EDAV (entidad dedicada al arrendamiento de viviendas). En este proyecto ahora aparcado han trabajado, junto a Velayos, Goldman Sachs y JP Morgan.

Ese cambio hubiese supuesto una necesidad de mayor inversión, cambio de estructura financiera a más largo plazo y unos márgenes menores. Como ventajas, Neinor se planteaba entrar en un negocio con una alta demanda, diversificar la actividad y beneficiarse de rentas por alquileres a largo plazo.

El consejero delegado trasladó el plan con tan solo unas horas de anticipación a los inversores, para evitar el uso de información privilegiada mientras se hacía pública la decisión. Al recibir un rechazo mayoritario, se paralizó y el martes lo comunicó a la dirección de la compañía. Entre los principales accionistas de Neinor se encuentran BMO Financial Corp, Invesco, Julius Baer, King Street, Alken, Norges Bank, Vanguard Group, Franklin Resources y Santander, recoge Bloomberg.

En un encuentro con la prensa ayer, Velayos explicó que aunque se ha estudiado a fondo entrar en el negocio del alquiler, la conclusión es que lo mejor es seguir con el modelo de negocio que ha funcionado hasta ahora. No descartó, sin embargo, construir proyectos de llave en mano para otros inversores dedicados a la vivienda en arrendamiento, pero a día de hoy lo ve complicado sin afectar al margen del negocio.

Las claves de 2018

Beneficio. “Ha sido un año espectacular. Hemos cumplido los objetivos que nos habíamos marcado”, remarcó sobre los resultados presentados ayer a la CNMV. La promotora obtuvo el pasado año un beneficio neto de 50 millones de euros, frente a los 25,9 millones de pérdidas en 2017.

Ventas. Respecto a los ingresos, alcanzó 382 millones, un 70% más, de los que 313 millones proceden del negocio promotor y el resto de la actividad heredada de Kutxabank.

Suelo. El pasado año invirtió 56 millones en terrenos, lo que le otorga una capacidad para 13.000 viviendas.

Entregas. “El cuarto trimestre fue abrumadoramente bueno”, según Velayos, con 580 de las 1.000 viviendas entregadas.

Normas