Cinco fondos reclaman 640 millones a Abertis y sus socios en las autopistas R3 y R5

Los acreedores reactivan el caso de las garantías por la financiación a la quebrada Accesos de Madrid

Vista aérea de la autopista madrileña R3, operada en la actualidad por la entidad pública Seittsa.
Vista aérea de la autopista madrileña R3, operada en la actualidad por la entidad pública Seittsa.

Los principales fondos acreedores de las autopistas quebradas y rescatadas por Fomento han cursado una demanda por cerca de 640 millones contra Abertis y sus socios por el incumplimiento de los acuerdos de financiación de Accesos de Madrid, que fue titular de las radiales R3 y R5. Esta última, que fue a concurso de acreedores en 2012 con algo más de 600 millones de deuda, estaba controlada al 100% por Alazor, en la que Abertis era el partícipe mayoritario (35%), acompañada por Sacyr (25%), ACS (20%) y Bankia (20%).

Los acreedores, entre los que se encuentran Taconic, King Street o SPV, han interpuesto una demanda de juicio declarativo ordinario en la que reclaman 223,5 millones a Abertis correspondientes a un contrato de apoyo y garantías a los bancos que financiaron la construcción de las citadas autopistas, según informa Abertis en su informe anual. Entre los avales se encontraban Iberpistas y Acesa, ambas filiales del grupo catalán. Los fondos estarían pidiendo 417 millones más a ACS, Sacyr y Bankia, en función de sus participaciones.

La disputa viene de 2014, cuando una parte de los acreedores de entonces hicieron valer el contrato de apoyo financiero para demandar a los accionistas y garantes de Alazor obligaciones por 375 millones. Abertis consignó entonces un depósito judicial por su parte de 131 millones, ACS hizo lo propio con 73,6 millones, Bankia consignó 74 millones y Sacyr depositó activos en garantía. Los accionistas de Alazor recibieron orden de ejecución en abril de 2015.

Los acreedores propusieron un acuerdo extrajudicial valorado en unos 500 millones el pasado mes de diciembre, tras lo que ha llegado la demanda judicial

El cuarteto de accionistas apeló en mayo de ese año, pidiendo la suspensión de entrega alguna a los bancos. Pero en 2016 tuvieron que realizar un importante anticipo tras admitirse la petición de las entidades financieras (89 millones en el caso de Abertis).

Entre tanto avanzaba la apelación de los partícipes de Alazor, quienes ganaron el recurso en septiembre de 2017 en la Audiencia Provincial de Madrid. Fue anulado, por defecto de forma, el auto de ejecución y los acreedores tuvieron que reintegrar y liberar en diciembre de ese 2017 hasta 254 millones de Abertis, ACS, Bankia y Sacyr.

Vuelco en el proceso

Mientras Fomento calcula la Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) por la reversión anticipada de ocho concesionarias, los fondos acreedores de la R3 y R5 volvieron a requerir extrajudicialmente a Alazor y sus garantes algo más de 500 millones (176 millones a Abertis) en virtud del contrato de apoyo. Este último paso se dio en la primera quincena de diciembre de 2018, y mes y medio después, el 22 de enero, los fondos que compraron la deuda de las autopistas quebradas cursaron la demanda de juicio, según distintas fuentes, por 640 millones.

Al respecto, Abertis ha indicado en el marco de la presentación de sus resultados que “responderá con cuantas acciones legales sean necesarias”. La compañía tiene registradas y mantiene provisiones por 228 millones por Alazor.

Normas