Telefónica reconoce un deterioro de 1.281 millones en Brasil y 1.075 en México

La compañía eleva el valor de O2 en sus cuentas individuales al esperar un Brexit suave

Telefónica reconoce un deterioro de 1.281 millones en Brasil y 1.075 en México

Como cada año al cierre del ejercicio, Telefónica ha hecho una actualización de las estimaciones de flujos de efectivo futuros derivados de sus inversiones en las distintas filiales. Ese ejercicio ha provocado una corrección de valor neta de 587 millones en sus cuentas individuales, según su informe anual. En concreto, se ha corregido a la baja por 1.038 millones el valor de Telefónica Brasil; por 243 millones, el de Sao Paulo Telecomunicaçoes; por 1.075 millones, el de Telefónica México, y por 1.962 millones el de Telefónica Latinoamérica Holding, que controla las filiales en Argentina, Colombia, Perú, Venezuela y Uruguay. En cambio se ha revertido un deterioro por importe de 4.062 millones en la filial británica Telefónica Europe, plc, que controla O2.

La compañía explica que la estimación de valor se realiza a partir de la estimación de flujos a recibir de cada filial en su moneda funcional, descontando dichos flujos a una tasa de descuento apropiada en cada caso, deduciendo los pasivos exigibles asociados a cada inversión (principalmente deuda financiera neta), considerando el porcentaje de participación de Telefónica en el capital de cada filial y, finalmente, convirtiéndolos a euros al tipo de cambio de cierre oficial de cada divisa a 31 de diciembre.

Se trata de ajustes por valoración en las cuentas individuales que no suponen salida de caja ni afectan en sí mismos a las cuentas consolidadas. Telefónica sí que provisionó 242 millones en sus cuentas consolidadas por el deterioro del fondo de comercio de su filial mexicana.

La empresa explica que, a la hora de hacer los cálculos de flujos, en Brasil "se ha mantenido una visión conservadora alineada con las estimaciones de analistas". En cuanto a México, Telefónica afirma que "el mercado móvil se estima que se va a contraer debido a una fuerte posición competitiva de América Móvil (AMX) que tiene un 72% de la cuota de mercado en 2018, creciendo 5 puntos porcentuales desde el ejercicio anterior". Existe además una estrategia comercial muy agresiva tanto por parte de AMX como de AT&T que han reducido sus precios prepago a los mínimos en la región mientras que Telefónica Móviles México no ha lanzado promociones de bajada de precios en este segmento de mercado desde principios del año 2018. Estos dos factores han motivado una caída de los ingresos obtenidos por Telefónica Móviles México en 2018 respecto al ejercicio anterior", añade.

En cuanto a Reino Unido, la compañía maneja una "hipótesis de impacto limitado del Brexit (soft Brexit) en los resultados del negocio". "La expectativa es que O2 UK defienda su cuota de mercado de ingresos gracias a su diferencial de calidad, adaptación de su oferta al cliente y mejora en los negocios de B2B e IoT (Internet of Things). El OIBDA mejora gracias al plan de eficiencias que tiene como objetivo un incremento de los gastos por debajo de la inflación, la compartición de redes con Vodafone y la optimización del espectro", asegura en sus cuentas.

Un 129% más de repatriación de fondos

Por otro lado, Telefónica elevó la repatriación de fondos a España desde las distintas filiales latinoamericanas un 129% durante el pasado año, hasta 778 millones de euros. En el ejercicio de 2017, la repatriación había ascendido a 344 millones.

En su informe financiero anual, la operadora española explica que, de ellos, 823 millones de euros correspondieron a dividendos abonados por estas filiales. En paralelo, la teleco registró una salida de caja de 46 millones de euros, principalmente, por ampliaciones de capital en otras empresas del grupo.

La repatriación de fondos generados en Latinoamérica no necesarios para acometer nuevas oportunidades de desarrollo rentable del negocio en la región es uno de los ejes aplicados por la teleco para gestionar el riesgo país durante los últimos años.

El otro eje aplicado por Telefónica para mitigar el riesgo país en los mercados latinoamericanos pasa por la compensación parcial de los activos con pasivos, no garantizados por la matriz, para que una eventual pérdida de los activos fuera acompañada de una reducción de los pasivos.

De esta forma, la operadora precisa que al cierre del ejercicio de 2018, las filiales latinoamericanas de Telefónica tenían un volumen de deuda financiera neta, no garantizada por la matriz, por un importe de 1.857 millones de euros, cifra que supone un 4% del total de la deuda financiera neta del propio grupo. “No obstante, en algunos países, como Venezuela, existe una posición neta de caja, en lugar de un pasivo neto”, explica la empresa en el citado informe financiero anual.

La reducción de esta magnitud con respecto al ejercicio anterior es amplia. Y es que a la conclusión de 2017, las divisiones latinoamericanas de Telefónica sumaban un volumen de deuda financiera neta, no garantizada por la matriz, de 3.079 millones de euros, un 7% del total de la compañía. Es decir, la reducción interanual supera el 39%.

Un año antes, al cierre de 2016, el volumen de deuda financiera de las filiales latinoamericanas de Telefónica, no garantizada por la matriz, ascendía a 4.722 millones de euros, un 9,7% sobre el total del grupo.

Normas