Deutsche, Orange y Telefónica tienen motivos para estar tan baratas

Operan con descuento pese a las buenas ventas, los estables márgenes y las opciones de fusión

Stephane Richard, CEO de Orange.
Stephane Richard, CEO de Orange.

Los gigantes de las telecomunicaciones europeos tienen motivos para estar baratos. Deutsche Telekom, Orange y Telefónica operan con un descuento en relación con los últimos años, a pesar del crecimiento de las ventas, la estabilidad de los márgenes de ebitda y las opciones de fusión. Sin embargo, si se tienen en cuenta sus grandes necesidades de inversión, no están nada baratas.

Los resultados de todo el año publicados hoy muestran que el trío está funcionando bastante bien. Los ingresos del mencionado operador alemán aumentaron un 3,1% respecto al año anterior en términos comparables –su ebitda creció un 7,2%–, mientras que los de Francia y España crecieron un 1,3% y un 2,4%, respectivamente. El ebit

Telefónica espera un crecimiento del ebitda este año del 2%, Orange, del 2,7%, y Deutsche, del 3%. La española, además, está reduciendo rápidamente su problemática carga de deuda histórica. Su deuda neta es aproximadamente 2,6 veces superior al ebitda que generará este año según las estimaciones de Refinitiv, una ratio normal para las grandes empresas del sector.

Esto hace que sus valores empresariales, de alrededor de cinco veces el ebitda futuro, parezcan rácanos. El trío ha cotizado en un múltiplo promedio de seis veces en los últimos cinco años, según Refinitiv. En ese nivel, sus fondos propios ascenderían colectivamente a unos 44.000 millones de euros más que su actual valor combinado de 144.000 millones de euros.

El descuento es tanto más llamativo por cuanto los tres tienen opciones de fusiones, adquisiciones o ventas que podrían hacerlos más valiosos. Orange se beneficiaría de una posible fusión con sus pares del despiadado mercado francés; Deutsche Telekom está a la espera de la aprobación del regulador para la adquisición de su rival estadounidense Sprint; y la empresa presidida por José María Álvarez-Pallete está vendiendo activos en Latinoamérica y tiene la opción de sacar a Bolsa la unidad británica de rápido crecimiento O2.

Pero concentrarse en el ebitda pasa por alto parte del panorama. Deutsche Telekom tiene que construir más líneas de banda ancha de fibra en Alemania, y las tres empresas tendrán que pagar por el costoso espectro para construir redes 5G superrápidas.

Esto pesará sobre el flujo de caja libre. El rendimiento medio de su flujo de caja libre a plazo –o efectivo como porcentaje del valor del capital– es de alrededor del 9%, según las estimaciones de Refinitiv para 2019. Eso está más o menos en línea con el promedio de los últimos cinco años. Deutsche Telekom, Orange y Telefónica no son los chollos que aparentan a primera vista.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas