Banca

JP Morgan, HSBC y Barclays mudan sus filiales españolas ante el Brexit

Las sucursales pasan de depender de Reino Unido a hacerlo de otros Estados de la UE

Oficinas de Barclys en Londres.
Oficinas de Barclys en Londres. REUTERS

La inminencia del Brexit ha llevado a tres de los grandes bancos de inversión que operan en España vía sucrusales a mudar su ficha bancaria. JP Morgan, HSBC y Barclays han dejado de operar en España como filiales de entidades británicas para hacerlo como filiales de estos mismos bancos, pero a partir de sus domicilios en otros Estados miembros de la UE. El BOE ha publicado hoy las altas y bajas de las filiales de estas tres grandes entidades, que ahora operarán en España como sucrusales de entidades de Francia, Luxemburgo e Irlanda.

De este modo, HSBC Bank Plc Sucursal en España, filial del primer banco de Europa por valor de mercado, ha causado baja en el registro de entidades de crédito, pasando sus activos y pasivos a HSBC France, Sucursal en España, entidad que se ha dado de alta hoy en el Banco de España. El domicilio es, lógicamente, el mismo: la Torre Picasso de Madrid.

El también británico Barclays ha optado por derivar su negocio a la irlandesa Barclays Bank Ireland Plc, domiciliada en Irlanda, desde Barclays Bank Plc. Así, Barclays Bank Plc, Sucursal en España se ha dado de baja y la irlandesa figura como una nueva entidad de crédito en España. La entidad también mantiene sin cambios su domicilio social.

Algo diferente es el movimiento ha llevado a cabo por JP Morgan. Hasta ahora operaba en España como JP Morgan International Bank Limited Sucursal en España. En este caso la firma estadounidense ha optado por fusionar la filial británica de la que dependía la sucursal española (JP Morgan International Bank Limited) con JP Morgan Bank Luxembourg, SA. En la operación la  luxemburguesa actúa como absorbente, y el Banco de España ha publicado tanto la baja de la primera sociedad como el alta de esta última.

Una de las consecuencias del Brexit es que las entidades financieras domiciliadas en Reino unido pierden el pasaporte con el que han estado operando. Una de las características del mercado único es la provisión de servicios financieros transfronterizos, de modo que un banco puede operar en otro país simplemente dando de alta la filial española de una firma de la UE. Este pasaporte se pierde con el Brexit, por lo que las entidades han creado o movido activos a filiales en otros Estados fuera de Reino Unido para no perder acceso al mercado español.

Además, el BOE ha publicado la baja de Banco BPI (entidad portuguesa adquirida por CaixaBank) y del italiano UBI Banca.

Normas