Tecnología

Microsoft empieza a facturar sus ventas en España tras perder su batalla con Hacienda

Microsoft Ibérica paga al fisco 11,9 millones y negocia un acuerdo amistoso por otros 18 millones

Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica.
Pilar López, presidenta de Microsoft Ibérica.

Microsoft Ibérica ha abonado a la Agencia Tributaria 11,9 millones de euros tras perder un pleito que mantenía abierto con Hacienda. Igualmente, la compañía ha iniciado una negociación para intentar alcanzar un acuerdo amistoso sobre otro litigio que tiene abierto con la institución española, que en este caso asciende a 18,6 millones de euros. Además, la filial española ha empezado a facturar directamente la venta de licencias en España. Así consta en las cuentas anuales que acaba de remitir al Registro Mercantil, correspondientes a su último año fiscal, concluido el 30 de junio de 2018.

La compañía registró un beneficio neto de 1,31 millones de euros, un 88% menos que en el año anterior. Y ello se debió, según destaca el gigante tecnológico, a la provisión realizada para afrontar una contingencia del impuesto de sociedades.

La empresa detalla que ha perdido un litigio judicial relacionado con el impuesto de sociedades de los años 2004 y 2005. Así, en diciembre, Microsoft Ibérica procedió al pago de 11,9 millones de euros derivado del acuerdo de liquidación de este impuesto. La firma había presentado en mayo de 2018 un escrito de preparación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, pero no fue admitido a trámite en el mes de octubre.

La filial de Microsoft indica igualmente que hay otro litigio abierto por el impuesto de sociedades de 2007, 2008 y 2009, señalando que en abril de 2015 había recibido un acuerdo de liquidación por un importe de 18,66 millones de euros. La empresa señala que interpuso una reclamación económico-administrativa, si bien explica que en septiembre de 2018 recibió una providencia del TEAC por la que se acordaba suspender la tramitación de la reclamación al haberse iniciado procedimiento amistoso.

Microsoft Ibérica registró una cifra de negocio de 217,4 millones, un 15,7% más que en el ejercicio anterior. Dentro de este apartado, la firma comunica unas ventas de 24,7 millones de euros en 2018, sin figurar ningún apunte en el año anterior, mientras que las prestaciones por servicios aumentan un 2,5% hasta 192 millones.

En las cuentas, la compañía apunta distintos cambios en el modelo de distribución. Señala que desde abril de 2018, justo después de perder su pleito con Hacienda, su negocio principal incluye la distribución de software y hardware “bajo un modelo de distribución de riesgo limitado”. La empresa precisa que los ingresos por este tipo de productos son principalmente licencias.

“Microsoft Ibérica se encarga de la gestión de estas líneas de negocio bajo un modelo de distribución de riesgo limitado, cuyos términos se han establecido en un acuerdo de distribución y servicios entre empresas del grupo firmado con Microsoft Ireland Operations Limited”, señala la compañía. De esta forma, la división irlandesa acuerda vender productos y servicios a Microsoft Ibérica para su distribución dentro de su territorio, mientras que la filial española acuerda pagar a la subsidiaria irlandesa por aquellos servicios que reciba. Entre ellos figuran servicios generales y administrativos, apoyo a clientes y agentes, de contratación con clientes y de soporte de distribución.

En este sentido, la partida de acreedores comerciales y otras cuentas a pagar pasa de 35 a 90 millones.

Los gastos de personal subieron un 5% hasta 105 millones, mientras la partida de otros gastos de explotación creció un 15% hasta 76 millones, por la partida de otros gastos de gestión corriente. De esta forma, el resultado de explotación baja un 52% hasta 8,91 millones.

Para su ejercicio 2019, la compañía prevé elevar su cifra de negocio un 15%, a lo que contribuirán el nuevo modelo de distribución, “las mejoras significativas” sobre productos ya existentes y otros nuevos lanzados en relación al cloud computing, la inteligencia artificial y la seguridad, tres áreas clave en las que Microsoft apoya su futuro.

Dividendos y planes de acciones

Pago a la matriz. El socio único de Microsoft Ibérica acordó durante el ejercicio de 2018, el reparto de un dividendo extraordinario a Microsoft Holdings, con cargo a reservas de libre disposición, por importe de 11,63 millones de euros. En el año anterior, el dividendo había ascendido a 11,9 millones.
Acciones. Microsoft Ibérica indica que durante el pasado año continuó con el plan de compra de acciones de la compañía matriz Microsoft Corporation, establecido para distintos empleados. El gasto por este concepto en el ejercicio rondó los 7,28 millones de euros, con lo que el saldo acumulado en patrimonio neto a 30 de junio era de 62,92 millones. La empresa indica que la valoración de la acción fue de 71,72 dólares. Actualmente, cotiza por encima de 108 dólares.

Normas