The 2nd Skin Co: "Creemos en la moda que no pasa de moda"

Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo crearon la firma en 2012 y la han convertido en marca de culto, afirman que son una alternativa a la moda de masas que existe en el lujo

Lujo
Juan Carlos Fernández y Antonio Burillo.

Se conocieron trabajando juntos en el taller de Ángel Schlesser, y fue ahí cuando el madrileño Juan Carlos Fernández y el zaragozano Antonio Burillo decidieron que querían aportar algo diferente al mundo de la moda. Fue hace 12 años cuando montaron The 2nd Skin Co, una firma que se ha convertido en una enseña de culto de la moda femenina. Sus diseños los lucen desde estrellas de Hollywood a señoras asiáticas o de los Emiratos Árabes, que han visto en este par de diseñadores el máximo exponente de una costura elegante y refinada.

“Antes nos dedicábamos al prêt-à-porter, a hacer esas prendas de día más llevaderas, pero nos dimos cuenta de que en lo que verdaderamente destacábamos era en la parte más festiva, en la ropa de evento, de cóctel”, afirma Burillo. “El 90% de la ropa se hace fuera de España y nosotros somos una alternativa a todo eso, a esa moda de masas que existe en el gran consumo de lujo. En nosotros buscan siempre algo especial”, señala Fernández. Esto mismo ha buscado también la firma de tecnología Samsung, para la que han creado, así lo presentaron en la última pasarela MBFW Madrid, la colección Lucky 27, una serie de complementos y accesorios para el smartphone Galaxy Note 9 y Galaxy Watch. “Ha sido todo un reto, unir la tecnología a la moda, algo que parece fácil, pero no lo es, lo hemos integrado con unas correas de seda natural y con un clutch de plumas para llevar el teléfono”, afirman.

Trabajan desde hace cinco años en un elegante y luminoso espacio dentro de un señorial edificio de la madrileña calle de Hortaleza, rodeados de telas, patrones, velas perfumadas y flores. “Necesitamos trabajar dentro de un caos ordenado, sabiendo donde lo tenemos todo”.  A pesar de que reconocen que son dos personalidades bien distintas, ambos se complementan. “Tenemos gustos diferentes, pero siempre llegamos a un denominador común”, afirma Burillo, a lo que apostilla su compañero: “Admiro a Antonio, su punto de vista, nos encanta discutir para llegar a acuerdos porque de ahí salen todas las colaboraciones, de la confianza”.

Creen que esa es la clave del éxito de la empresa, que en 2018 cerró con una facturación de cerca de un millón de euros, y que ahora se encuentra en plena expansión. Su filosofía la tienen clara, fabricar en talleres de costura en Madrid: “Sabemos que no somos los más modernos, miramos las tendencias, pero es muy importante que estas sienten bien”, señala Fernández. “Nuestros diseños son clásicos jóvenes, atemporales, creemos en la moda que no pasa de moda. Tenemos que plantearnos en qué tipo de mundo queremos vivir. Contaminamos demasiado”, reflexiona Burillo.

Normas