El anuncio de Airbus de dejar de producir el A380 pone en alerta a los proveedores españoles

Un negocio de 4.000 millones que salta por los aires

El consejero delegado de Airbus Tom Enders (d), y el presidente de la rama comercial de Airbus Guillaume Faury (i), ayer en Toulouse.
El consejero delegado de Airbus Tom Enders (d), y el presidente de la rama comercial de Airbus Guillaume Faury (i), ayer en Toulouse. EFE

Las empresas que integran el Clúster de Aeronáutica y Espacio del País Vasco (Hegan) son unos proveedores de referencia del A380. Sus cálculos, en base a la vida comercial estimada en un principio para la aeronave, estimaban unos ingresos de 4.000 millones, incluyendo las partidas de mantenimiento y soporte técnico.

Estos números saltan ahora por los aires tras el replanteamiento de Airbus. En el superjumbo, uno de los suministradores destacados es Aernnova, que diseñó y fabricó la parte del fuselaje conocida como sección 19, así como los bordes de ataque y las tapas del borde de salida y los elementos de unión de los cajones del estabilizador horizontal.

Por otro lado, ITP suministra las turbinas de baja presión que equipan los motores Trent 900 del A380. Esos motores son de Rolls-Royce, accionista al 100% de la empresa vasca. Precisamente ayer, la compañía inglesa informó de que proporcionará estos motores a los 14 aviones A380 que quedan todavía por entregar a Emirates. Además, la firma se aseguró un contrato para hacer los motores de 40 aviones Airbus A330neo de la aerolínea de Emiratos Árabes.

ITP es socio “a riesgo compartido” al 16,6% del A380, lo que significa que no es solo un suministrador, sino que participa como accionista del avión a lo largo de su vida útil, tanto para afronatr las inversiones como para recibir los dividendos que genere el proyecto.

Otros suministradores importantes son Novalti y Aciturri, esta por los perfiles y herrajes que integran parte de la estructura de la aeronave. Fuentes de Hegan señalaron que “una de las fortalezas de nuestro tejido empresarial es la diversificación”, porque estas compañías participan en casi todos los programas de los principales fabricantes de aeronaves del mundo, no solo Airbus, sino también Boeing, Bombardier y Embraer, entre otros.

“Este hecho, sumado a que nuestras empresas eran conscientes desde hace tiempo de este escenario”, añaden desde Hegan, ayudan a que puedan reaccionar ante el nuevo escenario.

Para Hegan, “la paralización de un programa es algo que siempre ha ocurrido y ocurrirá, por lo que una visión a largo plazo, una estrategia sólida, la excelencia en el suministro de productos y servicios y una buena diversificación es clave, y todo esto es algo que las empresas del clúster dominan”.

En esta línea, desde Hegan defienden que esta cancelación “abre nuevas ventanas de oportunidad para una industria preparada y capacitada”.

Normas