Política

Inestabilidad en la deuda ante la posible convocatoria de elecciones anticipadas

Efe publica que el Gobierno estudia el 14 de abril y Celaá afirma que "el tiempo del Gobierno será más corto" sin presupuestos

Inestabilidad en la deuda ante la posible convocatoria de elecciones anticipadas

La posibilidad de unas elecciones generales dentro de poco más de dos meses se ha dejado sentir esta mañana en la deuda española. El rendimiento del bono español a 10 años ha pasado del 1,23% al 1,25% tras publicar la agencia Efe la noticia de que el Ejecutivo estaría estudiando la fecha del 14 de abril para convocar elecciones en caso de que no haya presupuestos. La reacción, menos visible en el Ibex 35, se ha desinflado cuando la portavoz socialista, Adriana Lastra, ha apuntado que "ningún miembro de la dirección del PSOE está hablando del 14 de abril".

Según El País, el Gobierno esperará a la votación de los presupuestos para hablar de fechas electorales. El 26 de mayo se celebran, por otra parte, comicios europeos, municipales y autonómicos. Las enmiendas a la totalidad planteadas por los presupuestos se debaten a partir de mañana en el Congreso, entre ellas las de ERC, fruto de un claro distanciamiento del Ejecutivo con los partidos independentistas catalanes. A ello se suma la manifestación celebrada ayer domingo en Madrid en demanda de elecciones anticipadas convocada por el PP y Cs, y en la que se volvió a reclamar a Pedro Sánchez que dé la palabra a los españoles en las urnas.

Antes de la publicación por Efe de la fecha del 14 de abril, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha afirmado que, si los Presupuestos Generales del Estado (PGE) salen adelante, el Ejecutivo "transitará en 2019 con la normalidad de cualquier Gobierno" y, en caso contrario, "ciertamente, el tiempo será más corto", aunque ha precisado que corresponde al presidente decidir sobre una próxima cita electoral.

Para celebrar elecciones el 14 de abril sería preciso disolver las Cortes y convocar las elecciones la semana que viene, el próximo 19 de febrero, para cumplir los 54 días que establece la ley. La posibilidad de un "superdomingo" electoral para el 26 de mayo también ha planeado en el horizonte aunque cuenta con destacados detractores entre las propias filas socialistas.

Los barones del PSOE prefieren acudir a las urnas bajo una estricta perspectiva territorial, sin tener que añadir como ingredientes electorales los aspectos más delicados de la vida política nacional, como la crisis territorial en Cataluña.

En paralelo, la ministra de Economía, Nadia Calviño, rechazó hoy especular sobre la convocatoria de  elecciones generales e insistió en que el Gobierno está centrado en sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, algo que aún considera posible. 

En declaraciones a la prensa antes de participar en la reunión del Eurogrupo en Bruselas, Calviño dijo que "no es el momento para especular" sobre la convocatoria de los comicios y afirmó que no le consta que por parte del Gobierno haya habido una información relativa a elecciones en una determinada fecha.

También insistió en que el Gobierno está centrado esta semana en la presentación del proyecto de Presupuestos en las Cortes y en el debate sobre las enmiendas a la totalidad y negó que el Ejecutivo dé por perdidas las cuentas.

"Estamos al principio de un proceso", dijo Calviño, quien consideró que sería "una verdadera lástima que se produzca esta pinza entre las derechas de nuestro país y los partidos independentistas para tumbar los presupuestos que creemos que son los que nuestro país necesita". Añadió que estos partidos "tendrían que explicar mucho a sus votantes potenciales y a los ciudadanos por qué no quieren" que se ejecuten las políticas que contempla el proyecto.

Normas