Hora de invertir en startups fundadas por mujeres

Las compañías lideradas por hombres tienen índices de fracasos del 52% y las impulsadas por mujeres solo fallan en el 22% de los casos

De manera similar a lo que ocurre en el sector del cine o las finanzas, el universo del venture capital y las startups ha estado tradicionalmente dominado por los hombres. Según la base de datos de Pitchbook, solo un 11% de la inversión en venture capital europeo ha ido destinado a startups fundadas por mujeres. Además, el número de mujeres en puestos directivos de firmas de venture capital (las que realmente toman las decisiones de inversión) es muy reducido. Se estima que solo el 5% de los puestos sénior en firmas de venture capital europeo están ocupados por mujeres.

La falta de mujeres en puestos directivos propicia la falta de inversiones en startups fundadas por mujeres. De hecho, son varios los estudios académicos que han demostrado que los hombres son más proclives a invertir en empresas fundadas por otros hombres y rechazan más a menudo los proyectos liderados por mujeres.
Por otro lado, cuando hay una mujer directiva en una firma de venture capital las probabilidades de que invierta en una startup fundada por una mujer son más del doble que si no la hubiera, y más del triple si la CEO es una mujer, según Harvard Business Review.
Esta enorme disparidad se debe, entre otros factores, a que las preguntas que se les hacen a los hombres y a las mujeres durante las presentaciones de sus proyectos son diferentes, lo que últimamente afecta a la financiación que reciben. Asimismo, muchos inversores hombres desconocen los productos y servicios dirigidos a un público eminentemente femenino, y estas startups son normalmente fundadas por mujeres.

No resulta, por tanto, extraño que las mujeres tiendan a sentirse menos cómodas cuando presentan sus proyectos a hombres que a otras mujeres. Más incluso teniendo en cuenta que en ocasiones tienen que aguantar comentarios subidos de tono o insinuaciones de carácter sexual, tal y como ha quedado reflejado en numerosos escándalos que salieron a la luz en Silicon Valley a raíz del movimiento #MeToo.

Esta situación no es solo injusta y discriminatoria, sino que además implica la pérdida de enormes oportunidades para la creación de valor en la economía real. En ese sentido, son varios los estudios que apuntan hacia la misma dirección: las empresas fundadas o cofundadas por mujeres funcionan, en media, mejor y generan más beneficios que las formadas exclusivamente por hombres.

Mientras que las compañías lideradas por hombres tienen índices de fracasos del 52%, los proyectos impulsados por mujeres solo fallan en el 22% de los casos, según el mapa del emprendimiento de South Summit. Pero no solo fracasan menos sino que también ganan más, ya que las empresas tecnológicas lideradas por mujeres obtienen rentabilidades un 35% superiores e ingresos un 12% mayores que las empresas dirigidas por hombres.

Luz Ramírez es Managing partner de RED Capital Partners. Anteriormente gestora sénior de venture capital en el Fondo Europeo de Inversiones

Normas