Reino Unido pone coto a las falsas ofertas de Booking o Expedia

Expedienta a seis firmas por engañar a los clientes que reservan hoteles con precios bajos u ofertas limitadas que no existen

Una usuaria consulta la página de Booking
Una usuaria consulta la página de Booking

Hay cinco personas reservando al mismo tiempo que tú”. “Queda solo una casa por 200 euros”. Son solo dos de los mensajes más habituales que se encuentra cualquier persona que navegue por los grandes portales de reservas turísticas de hoteles o apartamentos turísticos y que ahora la Autoridad de los Mercados y la Competencia de Reino Unido (CMA por sus siglas en inglés) ha decidido vetar. En una resolución inédita, este organismo ha instado a seis grandes plataformas (Booking, Expedia, Trivago, Agoda, Ebookers y Hotels.com) a cambiar su política de reservas. “Las tácticas de presión utilizadas por esas seis firmas pueden evitar a los clientes lograr el mejor precio y pueden contravenir algunas de las leyes de consumo”, recalca el informe.

En su argumentación, Andrew Tyrie recalca que quieren poner coto a una práctica “confusa”, que esconde comisiones, ofrece precios ficticios y disponibilidades limitadas que no son reales. “Esto se ha vuelto absolutamente inaceptable. Queremos que el aviso a estas seis compañías sirva para que el resto del sector tome ejemplo y adopte los mismos estándares”. Este organismo lanzó una investigación en octubre de 2017 ante algunas denuncias anónimas, con el fin de asegurarse de que los consumidores podían obtener los mejores precios “ya que el 70% de las personas que reservan habitaciones de hotel lo hacen a través de estos sitios en internet”. Las seis compañía afectadas por la resolución tienen de plazo hasta el próximo 1 de septiembre para hacer los cambios "necesarios" para evitar las irregularidades detectadas por la CMA.

Fuentes de la CNMC confirman que no hay abierta ninguna investigación o expediente contra estas empresas en España en este sentido. El principal conflicto que han tenido estas plataformas, y en especial Booking (que tiene una cuota de mercado cercana al 70%) en territorio español ha sido con los empresarios hoteleros por dos razones: la comisión que cobran por comercializar sus habitaciones y la fijación de precios mínimos de venta para que los hoteles nunca vendan por debajo del precio del website, conocido como cláusulas de paridad.

En el caso de las comisiones, Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera Cehat, recalca que el recargo era tradicionalmente del 9% y se ha disparado al 22%, según sus cálculos, utilizando su posición de dominio. “Es abusivo y no es proporcionado, ya que es igual para todo el mundo. No es lo mismo un hotel que pone 100 camas en Booking que otro que opta por no tener departamento comercial y que lo externaliza en Booking. La comisión, evidentemente, no puede ser la misma”, precisa.

El otro punto de conflicto son las cláusulas de paridad, que obligan a los hoteleros a no ofrecer precios más bajos que los que ofertan estos operadores en sus plataformas. Estas ya han sido eliminadas en Francia, Italia o Alemania

Normas