Renta fija

Santander emite 1.200 millones de dólares en bonos cocos

El mercado espera que reemplacen a los emitidos en 2014, que se disparan hasta recuperar la par

Santander emite 1.200 millones de dólares en bonos cocos

El Banco Santander ha lanzado la emisión de 1.200 millones de dólares en bonos contingentes convertibles (cocos, en la jerga). Según Bloomberg, pagará un 7,5%. La noticia provocó que el mercado, si bien en algún momento lo dudó, vea inminente la eliminación de los títulos de este tipo de deuda que el banco emitió en 2014 y cuya ventana de amortización se abre este año. Las alzas en los precios se extendieron al resto de estas emisiones.

Estos bonos engrosan el colchón anticrisisde los bancos. Se trata de títulos que se convierten en acciones en caso de que el capital de máxima calidad del banco caiga de un determinado nivel y tienen vencimiento perpetuo. Sin embargo, las entidades pueden amortizarlos a los cinco años y volver a emitir otros títulos nuevos, en caso de que los necesiten, para rebajar así el alto cupón que abonan.

Este es el caso de los 2.800 millones que lanzó en 2014 y por los que paga entre un 6,25% y un 6,375%. Igualmente los que emitió ahora los podrá cancelar en febrero de 2024 y después pagará 498,9 puntos básicos más el midswap a cinco años (el tipo de interés libre de riesgo a ese plazo).

Las mayores dificultades del mercado de renta fija hacían dudar a los inversores de que Santander amortizase la emisión de 2014 como hizo recientemente BBVA. El banco presidido por Carlos Torres contaba con colchón de sobra para amortizar esos cocos sin necesidad de hacer nada más. Cuenta con bonso de este tipo que representan el 1,57% de los activos ponderados por riesgo (APR). El siguiente nivel de fondos con capacidad para absorber pérdidas es la deuda subordinada Tier 2, y BBVA tiene un 2,54%.

Santander, en cambio, está más justo. A cierre del año pasado, su AT1 estaba clavado en el 1,5% y su Tier 2, en el 2%. La última emisión de cocos del mayor banco español se hizo en marzo de 2018 con un cupón del 4,75%, pero desde entonces el mercado se ha torcido. Su rentabilidad ronda ahora el 5,6%. Este es un termómetro de lo que le costaría a Santander reemplazar esa deuda.

Todos los bancos tienen la opción de cubrir sus requerimientos de capital con varios instrumentos. El de máxima calidad (CET1) está construido solo por capital y reservas. El BCE permite que un 1,5% de los requerimientos totales (el porcentaje de fondos que puede absorber pérdidas si hay problemas) se cubran con capital de máxima calidad adicional (AT1 o cocos en la jerga).

El mercado ha interpretado esta nueva emisión de Santander como una señal de que más pronto que tarde amortizará los 2.800 millones cuya opción de compra se abre ahora. Esto ha provocado contundentes alzas en el precio de las emisiones de estos intrumentos que Santander tiene en curso. Por ejemplo, el de los 1.500 millones que precisamente ahora puede recomprar ha subido más de un 1% hasta recuperar el 100% del nominal por primera vez desde noviembre.

Normas