ACS reacciona en México para atajar una crisis por el aeropuerto cancelado

Una de sus filiales es inhabilitada para contratar en Ciudad de México mientras Avanzia reduce su consejo tras descartar la OPV

Sede de ACS en Madrid.
Sede de ACS en Madrid.

Un conflicto abierto entre Avanzia y Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México ha hecho saltar las alarmas en ACS. La primera agrupa las actividades del conglomerado español en el país azteca, y una de sus subsidiarias, Avanzia Instalaciones, ha sido inhabilitada para concursar por proyectos públicos en Ciudad de México durante un año y tres meses. Desde Madrid se ha decidido presentar recurso y, de forma paralela, se ha reestructurado la cúpula de la citada Avanzia a la vista de que ya no se piensa en una salida a Bolsa.

Con importantes programas de inversión en juego y clientes del volumen de Pemex, desde ACS se argumenta que la sanción administrativa a Avanzia Instalaciones afecta únicamente a esa filial y no al resto del grupo. El recurso está en marcha, mientras la empresa ha apartado de su cargo al responsable de la relación con Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México. Tras ello, Avanzia dice operar con normalidad.

El problema con la promotora del malogrado proyecto del aeropuerto internacional en la capital mexicana tendría relación con la documentación presentada en los concursos. A la vista de la resolución del expediente en diciembre, y la sanción hecha pública a mediados de enero por la Secretaría de Gobernación, las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México han recibido la orden de “abstenerse de aceptar propuestas o celebrar contratos” con la referida Avanzia Instalaciones durante el plazo de 15 meses.

El problema con la promotora del malogrado proyecto del aeropuerto internacional en la capital mexicana tendría relación con la documentación presentada en los concursos

México es el segundo mercado mundial para ACS en el negocio industrial, con ventas que rozaron los 950 millones en 2017, solo superadas por los 1.800 millones en España.

Reducción de estructura

El grupo Avanzia fue creado en 2014 para concentrar en una sola sociedad todos los negocios industriales que el grupo español tenía repartidos en múltiples filiales en México. El primer plan fue captar fondos a través de una OPV, para lo que se fichó a Francisco Gil Díaz como presidente, tras liderar Telefónica México y la Secretaría de Hacienda con el Gobierno de Vicente Fox. Ejecutivo y empresa han zanjado su relación una vez que el estreno bursátil queda descartado.

Además de esta salida, Avanzia ha reducido a mínimos sus órganos de gobierno, “con el ánimo de simplificar la estructura societaria”, argumenta la compañía.

Respecto al cuadro directivo, ACS ha decidido la repatriación de Gustavo Fernández Tresgallo, quien llevaba desde 2009 al frente de los negocios de Cobra (filial industrial de ACS) en México y venía desempeñando el puesto de CEO de la propia Avanzia desde 2014. Este ejecutivo seguirá siendo responsable de los negocios de upstream en México, sobre los que ACS asegura que pretende acelerar el proceso de expansión.

El hombre elegido para conducir Avanzia sobre el terreno es Miguel Ángel Spínola, fichado en 2017 y con larga experiencia en referencias como Endesa, Elecnor, San José y Auditel. De esta última había llegado a ser consejero delegado. Spínola toma la dirección general del grupo Avanzia y su labor inmediata es reconducir la crisis en Ciudad de México, para después potenciar la actividad en el país, especialmente en el campo del oil & gas.

Los responsables del negocio industrial de ACS, con Eugenio Llorente a la cabeza, viajaron la semana pasada a México. Allí han podido conocer de primera mano los planes del nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Ábalos ofrecerá colaboración al Gobierno mexicano

Visita. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha viajado a México para mantener encuentros con representantes del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. También tiene fijada una cita con empresas españolas presentes en el país. Algunas de ellas, como FCC, Acciona o Sacyr, se han visto afectadas por la cancelación del nuevo aeropuerto internacional Ciudad de México.

Obra civil. Desde Fomento se ha mostrado interés por conocer el plan de desarrollo del istmo de Tehuantepec. Entre las actuaciones figuran la ampliación de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, así como la rehabilitación del trazado ferroviario y carreteras.

Normas