Infraestructuras

López Obrador y su referéndum tumban el macroaeropuerto de FCC y Acciona en Ciudad de México

La consulta se salda con un 69% en contra de la infraestructura en que participan los dos grupos españoles

El presidente se compromete a ampliar el aeropuerto militar de Santa Lucía y se abre a dar entrada a las mismas contratistas

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, el pasado jueves durante su participación en la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México.
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, el pasado jueves durante su participación en la consulta sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Revés en México para FCC y Acciona. Ciudad de México ha despertado hoy con el rotundo triunfo de la opción de ampliar el aeropuerto militar de Santa Lucía, tal y como ha venido defendiendo el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, sobre la posibilidad de finalizar una nueva infraestructura en Texcoco, que avanza con un 20% de nivel de ejecución, para ampliar la capacidad aérea en la capital. Y es en este último aeropuerto en el que tienen una destacada participación las constructoras españolas.

El referendum promovido por el mandatario mexicano se ha saldado con un 69% de los votos a favor del planteamiento aparentemente más económico, el de la construcción de dos pistas en Santa Lucía, y el propio López Obrador, del que se dice que votó en blanco, se ha comprometido a respetar el mandato ciudadano. Entrará en el congelador, por tanto, el megaproyecto firmado por el arquitecto Norman Foster y en el que las españolas FCC y Acciona lideran el consorcio que construye el edificio terminal.

El contrato asciende a 84.400 millones de pesos (3.700 millones de euros) y el consorcio tenía por cobrar al cierre del verano unos 80 millones de euros. Pese a este leve impacto, donde sí notarían la cancelación de la obra es en sus carteras de ingresos.

El presidente electo ha subrayado que están a salvo los intereses de las empresas e inversores

López Obrador no espera denuncias de las constructoras, "aunque están en su derecho", y da el asunto por zanjado. También ha citado como "ejercicio democrático y ejemplo mundial" el desenlace de la consulta popular y asegura que se construirán las dos pistas en el citado aeropuerto militar de Santa Lucía, se mejorará el actual aeropuerto Benito Juárez y se reactivará el de Toluca. El reto es resolver el problema de saturación actual con tres infraestructuras en marcha en un plazo máximo de tres años. Su presupuesto es de 100.000 millones de pesos (4.400 millones de euros).

El presidente electo, que hizo bandera de este asunto durante la campaña electoral como defensor de la austeridad, ha subrayado que están a salvo los intereses de las empresas e inversores. De hecho, va a ofrecer a las constructoras que ya levantaban el Nuevo Aeropuerto Internacional Ciudad de México participación en los nuevos proyectos o una salida negociada. Bajo estimaciones propias, el equipo de López Obrador calcula que la decisión permitirá un ahorro de unos 100.000 millones de pesos (4.400 millones de euros).

López Obrador puso en duda en su etapa de candidato la transparencia en la adjudicación de los múltiples lotes en que fue dividida la ejecución del que iba a ser uno de los mayores aeropuertos del mundo, obra estrella de Administración Peña Nieto con un presupuesto cercano a los 12.000 millones de euros. "Pasó a la historia la época del contratismo voraz", ha señalado el presidente electo, "hemos marcado claras fronteras entre el poder político y el poder económico".

La decisiva participación de Francia

La fórmula de ampliar el aeropuerto militar de Santa Lucía para su uso civil chocaba con opiniones técnicas que hablaban de la imposibilidad de simultanear las operaciones del actual aeropuerto internacional con este otro renovado.

Ante las dudas, el presidente electo pidió opinión a expertos franceses y fue el propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien encabezó la respuesta el pasado sábado. Se dirigió por carta a López Obrador, encabezando las conclusiones del informe de NavBlue, filial de Airbus, señalando que los vuelos en ambos son compatibles y añadió que la rápida respuesta refleja la intención del país europeo de intensificar sus relaciones con México, tal y como ha desvelado en rueda de prensa el propio presidente electo.

Esta información sale a la luz una vez conocido el resultado de la votación popular sobre la solución idónea para el espacio aéreo de Ciudad de México. López Obrador ha asegurado en rueda de prensa que ocultó el informe para no interferir en el resultado de la consulta.

Normas