La cesta de la compra: más pequeña, más cara y con menos alimentos frescos

Los hogares compran un 0,7% menos pero se gastan un 2,6%. Consumen menos frutas y verduras y más productos envasados

Clientes en un supermercado
Clientes en un supermercado

A la hora de llenar la cesta de la compra, los hogares compran menos pero se gastan más. Por primera vez desde el inicio de la recuperación, el tamaño de la compra de los españoles se contrae debido a las subidas de precios, especialmente, de los productos frescos. La demanda de frutas y verduras cae, mientras que la de alimentos precocinados o envasados sube

Los españoles llenaron un 0,7% menos la cesta de la compra en 2018, pero se gastaron un 2,6% más, hasta los 82.000 millones de euros, según el informe Radiografía del gran consumo en España 2018 presentado este jueves por la compañía Nielsen. Esta "ligera contracción de la demanda" supone un cambio frente a hace un año, cuando los consumidores se gastaron más, pero también compraron más, explicó el responsable de nuevos negocios de Nielsen, Ricardo Alcón.

A pesar de que más de la mitad de los hogares en España (el 56%) reconoce que se esfuerza por hacer la compra al precio más bajo posible, y que el 75% condiciona su compra a las promociones disponibles, eso no quita que los españoles "estén dispuestos a pagar más siempre que perciban un valor añadido detrás", señaló Alcón. De ahí que solo un tercio de ese 2,6% de gasto adicional se deba al incremento de los precios, y dos tercios al "cambio de gama", hacia otra marca. 

La frescura tiene un precio

Dentro de un contexto de subidas de precios (del 3,4%), los alimentos frescos fueron los que más se encarecieron en 2018: casi un 5%, frente al 2,7% de los productos envasados.Y es que, según Alcón, "la frescura tiene un precio". Ese incremento hizo que el consumo de alimentos frescos cayera un 2,1%, mientras que el de los envasados se mantuviera, en parte por su mayor comodidad al requerir menos preparación, detalló. 

Entre los frescos, la fruta fue el producto que más subió (un 9,3%), seguida de los huevos (7,6%) y de la verdura (6,9%). El incremento en el precio no perjudicó al consumo de huevos, que aumentó un 2%, debido, según Alcón, a que sigue siendo la proteína animal más barata, y a que cada vez existe una mayor variedad, como los ecológicos o los de corral. Respecto a la fruta y la verdura, el informe observa un cierto cambio en el consumo, con un mayor foco hacia lo local, y un mayor peso de los productos ecológicos y bio, que pese a ser todavía bastante minoritarios, crecieron un 34% en el último año. 

Por otro lado, el estudio señala que la carne se encareció un 3,1% y que su consumo aumentó un ligero 0,4%, mientras que el pescado fresco, que fue un 3,6% más caro, cayó un notable 8%, algo que Alcó atribuyó a la existencia los congelados, una alternativo "más económica y facil de preparar" que la fresca.

Los envases aumentan por requerir menor preparación

Entre los productos envasados, los refrigerados fueron aquellos cuya demanda más creció (un 1,1%), mientras que las bebidas fueron las que más cayeron: un 1,7% menos, algo en lo que, a juicio de Nielsen, "tuvo mucho que ver la climatología adversa" en la primera y verano de 2018, que llevó a un descenso en el consumo en todas las categorías salvo en el agua. 

En concreto, el consumo del vino fue el que más se redujo (un 4,4%), seguido de las bebidas refrescantes (-4,3%) y de los zumos (-1,8%). Sin embargo, Alcó destacó que pese a beber menos, "bebimos mejor".

Por ejemplo, pese a reducir la cantidad de vino, los hogares se gastaron un 11%, lo que, según el estudio muestra que "los españoles están premiumizando el consumo de esta bebida en casa, apostando cada vez por vinos mejores, con denominación de origen". El trasvase hacia vinos de mejor calidad también se dio en el caso del aceite de oliva virgen extra, aunque en este caso, el consumo también aumento. 

En lo que respecta la hostelería, el informe da cuenta de que los españoles son cada vez más diurnos que nocturnos, y que pese a no consumir más, sí está dispuesta a pagar. Junto a la cerveza, el vino aporta la mitad del crecimiento de las bebidas en hostelería, cuyo gasto ascendió un 2,1% el año pasado hasta los 8.874 millones de euros. 

Respecto a los hábitos de consumo, Alcón destacó que el consumidor español "cada vez es más digital". "El súper online tiene aún un peso relativamente pequeño en la cesta de la compra pero uno de cada cuatro hogares españoles ha hecho una compra digital en productos de gran consumo en 2018", abundó. Por lo que respecta al súper e hipermercado, apostaron "claramente" por ofrecer productos frescos frente a la tienda tradicional.

Normas