Telecos

Telefónica y Vodafone incluirán el 5G en su acuerdo para compartir redes en el Reino Unido

Las dos operadoras seguirán operando por separado en las grandes ciudades

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica y Vodafone prevén ampliar su acuerdo para compartir redes en el Reino Unido para incluir la tecnología 5G. Telefónica ha comunicado esta mañana a la CNMV el firma de un acuerdo de intenciones, aún no vinculante, que facilitaría el despliegue de estos servicios en el país.

El acuerdo para compartir redes británicas entre Vodafone y Telefónica data de 2012, y fue renvado en 2017. Bajo dicho pacto, Vodafone ha estado a cargo de desarrollar la red de telefonía móvil al oeste de Reino Unido, mientras que la filial de Telefónica se encarga del este. De igual forma, ambas partes tienen autonomía para los despliegues de redes en la región de Londres.

El nuevo acuerdo incluirá el 5G en los los emplazamientos de red que ambas comparten, loque acelerará la puesta en marcha de la red y recortará los costes. Con todo, ambas compañías mantendrán su red propia en 2.500 emplazamientos, casi todos en grandes ciudades (el 85% en Londres).  

Las dos empresas esperan que los detalles del acuerdo se concreten en próximas conversaciones antes de firmar un acuerdo jurídicamente vinculante, algo que se prevé para este año. "El potencial para mejorar nuestra compartición de la red de transmisión se centra en ofrecer la mejor experiencia 5G a los clientes al tiempo que utilizamos el espectro que adquirimos en la última subasta", explicó en nota de prensa Mark Evans, CEO de Telefónica UK.

La teleco española ha intensificado en los últimos meses su política de alianzas en Europa para reducir los costes del despliegue de la red 5G. En octubre pasado Telefónica pactó con Deutsche Telekom la conexión de hasta 5.000 estaciones base de Telefónica a la red de fibra óptica de la operadora alemana.

La tecnología 5G es la siguiente generación de comunicaciones móviles, que promete servicios de conexión de datos a velocidades ultrarrápidas, de entre 10 y 20 Gigabytes por segundo y que se espera empiece a estar operativa en 2020. No obstante, esta tecnología supone elevados costes, primero por las subastas de espectro de los Gobiernos y, en segundo lugar, por las inversiones: además de las puesta en marcha de las nuevas antenas, el despliegue 5G precisa de una red de fibra óptima de muy alta velocidad para conectar dichas estaciones a la red principal.  

Normas