El Fogasa se gastó un 6% menos en salarios e indemnizaciones en 2018

Un total de 81.790 trabajadores recibieron 556,10 millones de euros pendientes de cobro tras la insolvencia o quiebra de sus empresas

Fogasa pulsa en la foto

El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), que costea los salarios e indemnizaciones por despido no pagados por las empresas insolventes o en concurso de acreedores, volvió a reducir sus pagos el pasado año, por cuarto año consecutivo.

En 2018 este organismo dependiente del Ministerio de Trabajo abonó 556,10 millones de euros en salarios e indemnizaciones pendientes de cobro a un total de 81.790 trabajadores, según la estadística publicada por el Departamento que dirige por Magdalena Valerio.

Estas cifras supusieron un 6% menos en las cuantías abonadas y un 9,4% menos en cuanto al número de trabajadores que recibieron estas prestaciones.

Estas cuantías son muy inferiores a las que abonó este organismo en los años de la crisis y en los primeros años de la recuperación, ya que los pagos del Fogasa pueden llegar a demorarse entre uno y dos años.

Así, el ejercicio en el que más dinero pagó el Fogasa fue 2015, cuando abonó 2.228 millones de euros. Y de 2011 a 2014 este organismo abonó una media anual de 1.400 millones de euros.

La mayoría de los importes pagados el pasado año correspondieron a indemnizaciones por despido impagadas a trabajadores cuya empresa se declaró en quiebra, con cantidades que ascendieron a 357,34 millones de euros, un 5% menos que el año anterior. Los 198,75 millones restantes fueron para abonar salarios devengados y no cobrados, un 7,1% menos.

Dicho todo esto, el presupuesto total del Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) para 2019 es de 720,4 millones de euros, de los cuales 690,7 millones de euros serán para el pago de los salarios pendientes de pago o indemnizaciones.

Normas